Las baldosas de cerámica en exteriores son un recurso muy empleado desde hace siglos, tanto por sus ventajas técnicas como por su versatilidad estética y su precio económico. En este artículo te contamos algunos consejos sobre su uso e instalación.

Lo más sencillo a la hora de utilizar baldosas de cerámica en exteriores es decantarse por modelos regulares y disponerlos de manera uniforme por todo el perímetro de la terraza o patio. Sin embargo, si quieres dar un paso más en lo que a estética se refiere, puedes jugar con diferentes tamaños, colores y decoraciones: las cenefas son un clásico que nunca pasa de moda, al igual que los motivos florales o las formas geométricas. En cuanto a los colores, siempre triunfan los tonos marrones, aunque los claros y cualquier otra tonalidad inspirada en la tierra suele ofrecer un resultado satisfactorio.

Un aspecto interesante es que emplear baldosas de diversos colores y diseños te servirá para delimitar los diferentes espacios exteriores: la barbacoa puede tener su estilo propio, al igual que el comedor, la zona de juegos…

Baldosas en el exteriorphoto credit: reformasblog.com via photopin cc

Acabado antideslizante para las baldosas de cerámica exteriores

A la hora de disponer las baldosas de cerámica exteriores, es interesante que su acabado sea antideslizante. En ocasiones, para evitar un resbalón indeseado basta con que la superficie de éstas sea ligeramente rugosa, un efecto que se puede conseguir de una manera muy discreta.

Sí es recomendable que la instalación de las baldosas de cerámica en exteriores la efectúe un experto, pues las propiedades de éstas y el tipo de suelo pueden dar como resultado grietas o una mala adherencia por la baja absorción del agua en algunos modelos. Pero si se cumplen los requisitos técnicos en esta tarea, el resultado será siempre sorprendente, elegante y muy práctico.

Website Comments

Post a comment