Building the

future together

Los mejores consejos para proteger las juntas de azulejos

Es comúnmente sabido que limpiar azulejos es una de las tareas más fastidiosas de cualquier hogar. No obstante, también sabemos que los azulejos limpios y brillantes brindan una imagen que hará que todo propietario se sienta orgulloso de su casa. Por eso, proteger las juntas de nuestros azulejos reducirá la tarea de limpieza.

Ahora bien, si queremos azulejos como aquellos que vemos en toda publicidad de TV, tenemos que optar por una de dos alternativas. La primera, es dedicar una gran cantidad de nuestro tiempo a limpiar, de manera constante y sistemática, todos los azulejos de nuestra casa. La segunda, y mucho más simple, es proteger los azulejos a fin de prevenir esa usual suciedad que acumulan.

* ¿Quieres obtener la guía sobre Cómo conseguir los mejores acabados en  alicatado? Haz click aquí y descárgatela gratis.

¿Cómo proteger los azulejos?

El RC-12 Limpiador de Juntas es un limpiador ácido de gran rendimiento (100m/litro), que se puede emplear tanto en juntas de base cementosa en cocinas y baños.

Los materiales indicados sobre los que se puede trabajar son los pavimentos y revestimientos de porcelanato o el gres esmaltado, además de todo tipo de azulejos. Sin embargo, no está indicado para las superficies sensibles al ácido, como el mármol, el terrazo, la piedra pulida o el mosaico hidráulico.

Cómo limpiar juntas de azulejos: paso a paso

Para salir de dudas de cómo limpiar juntas de azulejos con el RC-12 de RUBI, este es el paso a paso a seguir:

  1. Aplicar el producto directamente sobre la junta. Para ello, el envase tiene una boquilla especial que facilita dicha aplicación. Lo recomendable es trabajar sólo en 3 ó 4 baldosas al mismo tiempo.
  2. Con la ayuda de un cepillo, frotar insistentemente sobre la junta.
  3. Mientras se sigue frotando, hay que aclarar con abundante agua para mejorar el resultado y para ir viendo cómo se reduce la mancha.
  4. Una vez finalizado el frotado y el aclarado, se debe secar con un paño, preferiblemente de algodón.

Si tras estos cuatro pasos, aún queda suciedad, se debe repetir la operación.

Como conseguir los mejores acabados en alicatado

Productos para la protección perfecta de los azulejos

Cuidar un azulejo es imprescindible para que se muestre en perfecto estado y para que dure así por muchos años. Y para ello, lo ideal es utilizar los productos adecuados para las situaciones más comunes: eliminar las manchas, limpiar las juntas y proteger la superficie ante los agentes externos.

Según el tipo de mancha encontramos un producto

La acción más básica para cuidar un azulejo es eliminar las manchas. Y estas manchas pueden ser de muchos tipos.

  1. Manchas propias de la obra: las más comunes son lógicamente las de cemento. Por ello, RUBI ha lanzado un producto especial: el RC-10 Quitacementos. Para las grasas y otras suciedades de obra, el más recomendable es el RC-20 Desengrasante General de Obra.
  2. Manchas cotidianas: mayonesa, café, orina… Para ellas, también existen productos específicos. Es el caso del RC-21 Quitamanchas Superficies No Porosas o el RC-13 Limpiador de Superficies Exteriores.

Proteger las juntas de los azulejos

Un aspecto que merece una mención aparte a la hora de cuidar un azulejo es precisamente la limpieza de las juntas. Su material no es propiamente el del azulejo, pero esa limpieza se ha de hacer con productos específicos para no dañar dicho azulejo. Y para ello existen el RC-12 Limpiador de Juntas para cemento y el RC-20, que también vale para juntas de epoxy.

Y, por último, en el capítulo de la protección, la mejor manera de cuidar un azulejo a largo plazo es a través del RP-51 Protector de Superficies No Porosas, que evita la formación de manchas, ya sean de base agua o de base aceite.

Consejos para proteger una baldosa

En primer lugar, hay que tener en cuenta cuál es el tipo de baldosa que disponemos. Existen dos grandes tipos:

  • Baldosa de superficie porosa: fabricadas en tierra cocida, toba, hormigón o piedra porosa natural sin pulir, entre otras.

Para ellas, RUBI ha desarrollado un producto específico: el RP-50 Protector Superficies Porosas, que se puede aplicar tanto en interiores como en exteriores y que no genera una película, lo que permite la necesaria transpiración en el material.

  • Baldosa de superficie no porosa: nos referimos a azulejos y pavimentos fabricados en gres porcelánico, gres esmaltado, mármol, granito o terrazo pulidos, entre otros.

En esta ocasión, el producto a emplear es el RP-51 Protector Superficies No Porosas, que ofrece un rendimiento mayor (aproximadamente, 8 metros cuadrados por cada litro). La base oleica de este producto, le permitirá proteger sus azulejos contra todo tipo de suciedad.

  1. Limpia y secar la superficie sobre la cual vas a trabajar.
  2. Verter en un recipiente la cantidad apropiada del producto, que deberás aplicar con rodillo, de manera uniforme, sobre los azulejos que quieres proteger.
  3. Por último, es recomendable esperar 24 horas hasta que el producto se haya secado de manera definitiva.

Por último, también cabe mencionar un tercer producto protector: el RP-52 Antisales, muy efectivo contra la aparición de manchas de salitre en pavimentos y fachadas, sobre todo en materiales de porosidad alta y media.

Como conseguir los mejores acabados en alicatado

Publica un comentario

¿Qué te gustaría decirnos?

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *