En los últimos años, y en especial con el final de la burbuja inmobiliaria, el sector de la construcción se ha visto obligado a adaptarse a la nueva coyuntura. Pese a la pequeña recuperación de los últimos meses, que al parecer se irá manteniendo, el sector vive momentos muy difíciles.

Si nos centramos, aún más, en un nicho mucho más concreto, como es, el de la instalación de baldosas cerámicas, vemos que la situación tampoco es muy buena.

Situación actual

Si bien, la reforma, a falta de obra nueva, debe ser el bote salvavidas de este oficio, aún a día de hoy, el profesional debe enfrentarse a varias “amenazas”. Debemos destacar, por un lado, la evolución y desarrollo de productos que compiten y sustituyen a la baldosa cerámica para revestimientos de suelos y paredes con un menor coste de instalación, y por el otro, los aún existentes niveles de intrusismo, la economía sumergida y la no exigencia de calidad.

Y es este último punto el más preocupante. Ya que esa falta de exigencia en la calidad de los trabajos de instalación de baldosa cerámica, no sólo viene dada por parte del usuario final, sino que también la vemos por parte del “profesional”.

En lo que respecta al usuario final, porque en la mayoría de las situaciones sólo se preocupa de la parte económica, y es comprensible dada la situación actual.

Pero por la parte ejecutora, se debe a la intervención de agentes, sin la experiencia ni la formación adecuada, y que suponen una amenaza real y presente de competencia desleal.

Y la culpa no es de ninguno de ellos, ya que debe ser el propio sector el que promueva los cambios, empezando por la falta de regularización de la actividad profesional y facilitando a estos “profesionales” el acceso a una formación reglada y a una Norma de instalación que les ayude a hacer su trabajo lo mejor posible.

Es sorprendente que en un mercado como el español, reconocido mundialmente por ser el primer productor y exportador europeo, y el segundo en exportación a nivel mundial de baldosas cerámicas (Fuente: Acimac Survey dept. “World Production and consumption of ceramic tiles”, 2ª edición 2014) no exista una regulación de cómo se debe ejecutar una instalación de un revestimiento, ya sea de pared o suelo, con baldosas cerámicas.

Por fortuna, esta situación cambiará pronto.

Tomando como base el informe UNE-CEN/TR 13548 IN, las asociaciones ANFAPA (Asociación Nacional de Fabricantes de Morteros Industriales y SATE), ASCER (Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos) y PROALSO (Asociación Profesional de Alicatadores/Soladores) han decidido impulsar la creación de una Norma UNE para la colocación de baldosa cerámica a través del acuerdo tomado en el Grupo AEN/CTN 138 de Baldosas Cerámicas.

Con el impulso de estas tres asociaciones y el asesoramiento de AENOR, se ha creado el grupo de trabajo GT PNE 138002 con la participación de 36 miembros, entre los que se encuentra Germans Boada, SA – RUBI, como fabricante de herramientas para el corte y colocación de baldosa cerámica, para el desarrollo técnico de los contenidos de la norma UNE de colocación.

La aplicación de la Norma tiene que servir para regular de forma íntegra todo el proceso de colocación de las baldosas cerámicas, desde la prescripción de los materiales hasta la limpieza y mantenimiento del producto acabado.

Los objetivos de la Normativa de colocación son muy simples:

  • Mantener una homogeneidad en los criterios de diseño y ejecución de los sistemas de revestimiento con baldosas cerámicas.
  • Ofrecer una seguridad normativa para todos los agentes del sector.
  • Definir las responsabilidades de todos los agentes que intervienen en el proceso.
  • Y por supuesto, proteger al usuario final y proporcionar un marco técnico para determinar responsabilidades en caso de patologías.

Estamos convencidos que la nueva Norma es una necesidad común y que su aplicación aportará grandes beneficios a todo el sector.

POR QUÉ NECESITAMOS UNA NORMA DE COLOCACIÓN POR QUÉ NECESITAMOS UNA NORMA DE COLOCACIÓN

 

 

Website Comments

  1. Francisco Romero.
    Responder

    Sn duda alguna este es un tema muy interesante. Contar con un entorno normativo en la colocación de cerámica creo que sería un paso adelante en la profesionalización de un oficio al que nos dedicamos muchos con Pasión dando lo mejor de nosotros mismos y al que se dedican algunos con desinterés además con una falta de conocimientos más que manifiesto.
    Contar con una norma que unifique criterios de colocación, será positivo para este maravilloso mundo de la colocación de cerámica en obra

    • Rubi
      Responder

      Como bien comentas Francisco, el solo hecho de contar con una norma de colocación es un paso adelante en todo nuestro sector.
      Gracias por tus comentarios.

      Recibe un cordial saludo.

  2. jhon ramos
    Responder

    me gusta esa idea pues donde stoy trabajando si ay normas para la instalacion del enchape (CERAMICA Y PORCELANATO) al comienso era incomodo pero ya falta muy poco para acoplarnos a laa normas q nos exige la constructora stamos en un 85%

Post a comment