Guantes RUBI, proteger nuestra principal herramienta no es una perdida de tiempo debe ser una prioridad.

En esta profesión, la principal herramienta del colocador son sus propias manos. Es por ello, que tomarnos un breve instante para conocer un poco más en profundidad como podemos protegerlas, no debe considerarse, jamás, como una pérdida de tiempo.

Guantes protección manual

Guantes protección manual

Principalmente las manos deben protegerse frente a dos tipos de riesgos:

Agresiones mecánicas (cortes, golpes, calor, frío, etc.).

El contacto con sustancias ácidas o agresivas (productos químicos, cemento, hormigón, etc.)

Principalmente, deberemos tener en cuenta, que para la protección de las manos podemos utilizar diferentes tipos de guantes (cuero, goma, látex, nitrilo, etc.). La decisión se deberá tomar teniendo en cuenta el tipo de riesgo que puede tener el trabajo que se vaya a realizar; riesgos mecánicos, corte por impacto, electricidad estática, riesgos químicos, calor y fuego, etc.

Son muchos los tipos de guantes que se pueden encontrar en el mercado, pero centrándonos sólo en la profesión de colocador, los guantes más comunes suelen ser dos; aquellos que ofrecen una “protección contra riesgos mínimos” y los que protegen contra “riesgos mecánicos”. RUBI te ofrece una amplía variedad de productos de seguirdad.

¿Qué entendemos por “riesgos mínimos”?

Esta categoría se aplica exclusivamente a aquellos modelos de guantes de seguridad destinados a proteger al usuario contra:

Acciones mecánicas cuyos efectos sean superficiales (guantes de jardinero, p.e.).

Productos de limpieza de acción débil y efectos fácilmente reversibles (guantes que den protección contra soluciones diluidas de detergentes).

Riesgos que se presentan en el manejo de objetos calientes que no expongan al usuario a temperaturas superiores a 50º o impactos peligrosos.

Agentes atmosféricos que no sean excepcionales ni de naturaleza extrema (ropa de temporada).

Impactos y vibraciones menores que no afecten áreas vitales del cuerpo y cuyos efectos no causen lesiones irreversibles.

Por el contrario, los guantes de protección contra riesgos mecánicos se rigen por la Norma UNE-EN 388.
Ésta se aplica a todos los guantes destinados a proteger de riesgos mecánicos y físicos que puedan ser ocasionados por; abrasión, corte por cuchilla, perforación y rasgado.
Aunque estos guantes también pueden presentar, de forma opcional (no obligatoria) resistencia al corte por impacto y/o a la electricidad estática.

Según indica la Norma EN-388, los guantes de protección contra riesgos mecánicos, deberán indicar sus propiedades mecánicas mediante el pictograma correspondiente seguido de cuatro cifras. Estas cifras tienen el siguiente significado:

La primera cifra indicará el nivel de prestación para la resistencia a la abrasión (nivel máximo 4).

La segunda indicará la resistencia al corte por cuchilla (nivel máximo 5).

La tercera es para la resistencia al rasgado (nivel máximo 4).

Y la cuarta para la resistencia a la perforación (nivel máximo 4).

Si el nivel de prestación es inferior al valor mínimo requerido en las pruebas de certificación, la cifra que se reflejará en el guante será “0”.

Guantes de seguridad RUBI

Guantes de seguridad RUBI

¿Qué significa todo esto?

Pues bien, pongamos un ejemplo; tenemos un guante de piel con unos índices de protección de “4212” y un guante de Nitrilo con índices “4132”. Vemos pues, que la diferencia de estos dos guantes se encuentra en el segundo y tercer índice, lo cual nos indica que el guante de piel tiene una resistencia al corte por cuchilla más alto que el de Nitrilo, pero este último tiene mayor resistencia al rasgado que el primero.

Como podemos ver, es bastante la información que estos números nos dan de cada guante.

Después de todo lo que hemos explicado, también hay que tener en cuenta otras variables.

Cuando exista riesgo de atrapamiento en nuestro trabajo, no deberemos utilizar guantes ya que éstos aumentarán no sólo la probabilidad de que el atrapamiento ocurra si no que puede aumentar la gravedad del mismo.

Otra variable importante es utilizar la talla correcta. Para definir la talla se consideran dos medidas principales: el perímetro de la mano y su longitud (distancia entre la muñeca y la punta del dedo medio). El perímetro de la mano se mide con una cinta métrica a 20 mm de distancia del vértice entre el dedo pulgar e índice.

 

Talla de la mano

Circunferencia de la mano (mm)

Longitud (mm)

6 152 160
7 178 171
8 203 182
9 229 192
10 254 204
11 279 215

 

Paralelamente a la utilización de guantes en nuestro trabajo, también es muy importante proteger nuestras manos antes y después del mismo. Es por ello que recomendamos la utilización de cremas y jabones hidratantes adecuados.

Nuestras manos nos lo agradecerán en el futuro. ¿Que opinas de la protección para las manos? ¿Tienes algún cuidado especial?