RUBI apuesta por la polivalencia. La compañía acaba de presentar la cortadora eléctrica DX-250, una solución profesional con la que se pueden cortar numerosos materiales de obra: desde baldosa cerámica a mármol, pasando por granito, ladrillos o refractarios.

El elemento principal de esta cortadora eléctrica DX-250 es su conjunto motor, que se desliza sobre unos rodamientos para lograr unos movimientos de gran suavidad y un acabado perfecto en el material. A ello ayuda también el láser trazador de que dispone la herramienta, que sirve de guía a la hora de deslizar el disco. Destaca poderosamente su efecto tronzadora.

En cuanto a los sistemas de seguridad, esta herramienta no escatima en detalles. El cabezal dispone de un protector para cuando se usan discos segmentados, así como otro sistema protector que evita la sobreintensidad y el sobrecalentamiento.

Otros detalles de la cortadora eléctrica DX-250

La estructura de esta cortadora eléctrica DX-250 es de aluminio, por lo que es muy ligera a la hora de moverse o transportarse. También ayudan las patas retráctiles, dotadas de ruedas. Las mesas de trabajo también están fabricadas en aluminio y se pueden desmontar para una limpieza más sencilla.

Los topes de la herramienta son además muy útiles en cortes repetitivos, agilizando la producción y ahorrando esfuerzos. Por su parte, el disco se refrigera por bomba de agua, que cuenta con un grifo regulador.

La ambiciosa apuesta de RUBI por la cortadora eléctrica DX-250 no es fruto de la casualidad. La compañía ha invertido en innovación y desarrollo muchos recursos durante los dos últimos años, y los resultados ya están a la vista con esta herramienta y con otras como la DV 200 1000, así como con otros productos como las crucetas Twinflex.