Hay herramientas, que por el gran cambio que provocan en la forma de trabajar los profesionales de cortar y colocar cerámica, se acaban convirtiendo en una auténtica revolución. 

En este artículo vamos a hablaros de una de esas herramientas que revolucionaron el sector de la construcción: la mezcladora eléctrica.

* ¿Quieres obtener el Nuevo Catálogo RUBÍ 2020 con todas las herramientas?  Clica aquí y descárgatelo gratis.
mezcladora electrica rubi

Evolución de la mezcladora eléctrica

En primer lugar, veamos cómo hemos llegado a las mezcladoras eléctricas actuales. 

Antiguamente los materiales como el mortero, compuesto por arena, cemento y agua, se mezclaban en el suelo utilizando palas. Podríamos decir que esto era la edad de piedra o la prehistoria de los mezcladores. 

Después llegaron los dispositivos mezcladores como la hormigonera para satisfacer la creciente necesidad de mezclar materiales debido al auge de la construcción durante los siglos pasados. Este tipo de mezclador tipo hormigonera ha ido evolucionando y modernizándose, pero en esencia sigue siendo lo mismo. Su problema: obliga a mezclar cantidades grandes, no son económicas y son difíciles de transportar.

Y entonces llegó el futuro… y las mezcladoras eléctricas empezaron a sustituir a la hormigonera en muchas obras puesto que realiza el mismo trabajo, pero con una herramienta más pequeña, económica y sobre todo más portátil. 

Podemos afirmar que la mezcladora eléctrica revolucionó realmente el sector de la construcción.

En este vídeo puedes ver la RUBIMIX-9 N PLUS en pleno funcionamiento:

La revolución de la mezcladora eléctrica en la construcción

Y esto nos lleva hasta la actualidad, el S. XXI, donde todavía hay quién se pregunta si realmente necesita una mezcladora eléctrica, cuando puedo realizar la misma función acoplando una varilla mezcladora a un taladro. 

Casi todo el mundo tiene entre sus herramientas de bricolaje algún tipo de taladro con cable o de batería. Por otro lado, las varillas mezcladoras son muy económicas… así que, ¿por qué comprar una mezcladora eléctrica?

Ventajas de una mezcladora eléctrica

Como sabemos se puede hacer infinidad de cosas con un taladro montando en su cabezal diferentes accesorios, pero eso no significa necesariamente que sea lo ideal. Así que vamos a comparar las prestaciones de un taladro y las de una mezcladora eléctrica, para ver qué ventajas nos aporta un aparato como la mezcladora eléctrica, la cual está pensada exclusivamente para mezclar.

La ventaja de la mezcladora eléctrica con su potente motor eléctrico es que éste ha sido diseñado para ofrecer un elevado par de giro (par motor o torque) y un reducido número de revoluciones por minuto (~500-1000 rpm).

mezcladora electrica 9N

Esto es lo ideal para batir pinturas y morteros cementosos, dificultando que el aire se mezcle con el producto y de lugar a las indeseadas burbujas. A la hora de mezclar cemento y arena, se requiere bastante fuerza para homogeneizar los materiales, aunque no se necesita velocidad. 

De hecho, un exceso de revoluciones puede hacer que se formen burbujas de aire y/o grumos y queden ocluidas en la mezcla: esto sucede a menudo con materiales como el cemento cola o el mortero autonivelante. 

Fijémonos en una hormigonera de obra como ejemplo: la cuba es de gran tamaño, pero la velocidad de rotación es muy lenta, y esta combinación es justo la que necesitamos para mezclar elementos viscosos tales como mortero o mortero cola y adhesivos. 

Por otro lado, hemos de tener en cuenta que el motor eléctrico de un taladro no ha sido diseñado para batir, sino para taladrar y atornillar. Consecuentemente, tanto el número de revoluciones como la potencia de la máquina están diseñados para este fin.

A excepción de aquellos casos en los que se mezclen cantidades muy pequeñas (bricolaje o reparaciones principalmente) no es recomendable el uso de taladros para mezclar, ya que corremos el riesgo de dañar el aparato eléctrico. 

New call-to-action

Adaptación a los materiales cerámicos

También debemos tener en cuenta que la evolución que los materiales cerámicos sufren día tras día, también se ve reflejada en los materiales adhesivos. 

Estos cada vez, contienen más aditivos que les confieren características más avanzadas y adecuadas a las nuevas baldosas, cada vez más técnicas. Y esos aditivos en muchos casos se activan también gracias a la fricción de las hélices o palas del mezclador, haciendo que el profesional deba ser más exigente con las herramientas que necesita. Estas, a su vez, tienen que estar a la altura de esas exigencias.

Facilidad de uso y ergonomía

Finalmente, la mezcladora eléctrica es más fácil de usar, gracias a su formato vertical y a la doble empuñadura que permite la sujeción con ambas manos. 

La mezcladora eléctrica tiene un formato que la hace más cómoda de usar. En cambio, los taladros de mano son cortos y pequeños, y tienen su empuñadura situada de manera perpendicular al eje del portabrocas. Esto es ideal para taladrar y atornillar, pero no para mezclar mortero. 

Las batidoras mezcladoras eléctricas, por el contrario, disponen de una doble empuñadura situada en la vertical de la varilla mezcladora. De este modo no forzamos la postura de la muñeca y se tiene un mejor control sobre la máquina. 

En RUBI siempre prestamos especial atención a la ergonomía, y por eso los mezcladores integran mango ergonómico de doble empuñadura, e incluso el modelo ERGOMAX es regulable en altura para adaptarse mejor a las condiciones de cada colocador.

Varillas

La conexión de las varillas a la mezcladora eléctrica se hace mediante el estándar de rosca M14, o en el caso de algunos modelos se hace también con el sistema exclusivo FAST-FIX de RUBI, el cual es un sistema de conexión rápida sin necesidad de roscar.

Las varillas están creadas para mezclar un compuesto líquido o semilíquido (adhesivo, pintura, resina epoxi, revestimiento, mortero, hormigón, etc.) de la manera más eficaz posible.

En el mercado vamos a encontrar diferentes tipos de varillas según el material que deseemos mezclar. Fundamentalmente, encontramos dos grupos: las varillas para pintura y materiales líquidos y las mezcladoras para cementos y morteros. Cada tipo de varilla impulsa la mezcla de una manera diferente según para qué tipo de material esté diseñada. 

varilla mezcladora variedades

Capacidad máxima de mezclado

La capacidad máxima de mezclado se obtiene de la relación entre la potencia de la mezcladora eléctrica y el diámetro máximo de cabezal que ésta puede montar. Cuanto mayor sea el cabezal más cantidad de material podremos mezclar. 

Ahora bien, de la misma forma que no debemos utilizar un cabezal pequeño para mezclar grandes cantidades, tampoco es recomendable el uso de un cabezal grande para cantidades pequeñas, puesto que entonces podemos aportar demasiado aire a la mezcla sin conseguir un mezclado homogéneo.

Cómo usar la mezcladora eléctrica RUBIMIX

Primero preparamos el agua siguiendo las indicaciones del fabricante de mortero, adhesivo o lo que sea que vayamos a mezclar. 

Volcamos el material a mezclar y se arranca la máquina, comenzando así a batir y homogeneizar la mezcla. Se debe mover el extremo de la varilla en círculos, alrededor del cubo, primero hacia un lado y luego hacia el otro, y también es necesario jugar con la altura de la espiral de batido. Se continúa la tarea hasta que la mezcla tenga la consistencia deseada y no grumos ni burbujas.

* ¿Quieres saber Cómo mezclar adhesivo para cerámica paso a paso? Clica aquí  y descárgate la guía profesional gratis.

Cómo limpiar la mezcladora eléctrica

Deberemos disponer de un segundo cubo, lleno de agua limpia, para limpiar la batidora una vez que está realizada la mezcla. 

Para ello simplemente se hace girar la máquina dentro del agua a velocidad media-lenta (para evitar que salpique). En los casos de mezclado de resinas es mejor utilizar agua caliente. Para una mayor vida del mezclador no es recomendable utilizar productos agresivos para su limpieza. 

No obstante, al final de la jornada se limpiará a fondo la varilla con la ayuda de una manguera con agua a presión y un cepillo. Si los restos de cemento y mortero ya han fraguado, se pueden desprender fácilmente dando un golpe seco de martillo.

Otros aspectos a tener en cuenta

RUBI tiene una completa gama de mezcladores con modelos como el ERGOMAX, 9N PLUS o el E10 entre otros. 

Estas son algunas de las características más útiles que poseen algunos de estos modelos desde el punto de vista de un colocador:

  • Necesitamos que el mezclador sea ligero y resistente.
  • Que incluya con todo lo necesario, maleta, accesorios, varilla, etc. En el caso del RUBIMIX E-10 también trae el cargador de la batería, porque es un mezclador wireless (inalámbrico) y funciona con batería de litio.
  • Motor potente. Los de RUBI van de los 1300 a los 1800W, más que suficientes para ofrecer el mejor mezclado de cualquier material, y están equipados con caja reductora de 2 velocidades.
  • Que el mantenimiento sea sencillo y que el acceso a las escobillas del motor sea sencillo. O directamente que su motor sea BRUSHLESS y no lleve escobillas como en el caso del RUBIMIX E-10. 
  • Interruptor progresivo para poder controlar la velocidad de giro. La potencia sin control no sirve de nada, y el mezclado siempre se realiza de menos a más velocidad, conforme la mezcla va cogiendo consistencia.

Por estas características y por muchas otras, las mezcladoras eléctricas como las RUBIMIX revolucionaron y siguen revolucionando la construcción en muchos lugares.

New call-to-action