Building the

future together

lechada

Cómo aplicar lechada sobre los azulejos y baldosas

Tiene muchos nombres, pero la denominación más conocida es lechada, básicamente se trata de rellenar las juntas entre cerámica con diferentes materiales que a continuación conoceremos con la función de mejorar la resistencia de dicha cerámica y cumplir con la estética que el cliente demanda.

Es muy importante aplicar correctamente la lechada en las zonas húmedas de la casa puesto que nos garantiza una mayor durabilidad y mejor protección en las zonas donde hay mas contrastes de temperaturas y humedad constante.

* ¿Quieres obtener la guía sobre 4 errores comunes a evitar en la colocación  profesional de baldosas cerámicas? Haz click aquí y descárgatela gratis.

¿Es necesario aplicar la lechada en mis cuartos húmedos?

Es imprescindible, si aplicamos correctamente la lechada vamos a conseguir:

  • Protegemos la base donde la cerámica está en contacto, algo primordial puesto que la cerámica está directamente anclada a esta superficie.
  • Nos va a ofrecer un acabado homogéneo, brillante y digno del trabajo realizado.
  • Oculta rastros de posibles trabajos de mala calidad con azulejos.
  • Protege la cerámica del desgaste provocado por la humedad.
  • Una junta rellena con lechada nos ofrece un acabado y diseño que se va a adaptar a cada estancia de la casa.
  • Protege la pared contra moho y hongos, algo de vital importancia.

Lechadas más utilizadas

Lechada cementosa

1. Cemento gris/blanco

La más tradicional es la lechada de cemento gris/blanco para colocar pavimento de terrazo encima del mortero de nivelación en pisos de viviendas.

En obra nueva cuando los tabiques de distribución de la vivienda aún no están realizados suele aprovecharse este momento para colocar el terrazo en toda la vivienda.

Para que se sujete bien la pieza de terrazo al mortero de nivelación lo que se hace es hacer una mezcla de cemento gris y agua hasta conseguir un producto semilíquido.

Es una técnica que los colocadores de terrazo siguen utilizando actualmente, aunque está perdiendo fuelle con las nuevas tendencias cerámicas y de diseño.

2. Lechada de cemento en terrados para rasilla

La rasilla cerámica es otro tipo de baldosa que se utiliza mucho como pavimento en terrazas y patios de edificios.

Como es un material que presenta buena absorción se puede colocar con la misma técnica del caldo de cemento o lechada de agua y cemento.

Al aplicar esta lechada liquida entre las rasillas conseguiremos una perfecta unión entre dicho material cerámico con buena absorción y el mortero todavía fresco.

3. Mortero de juntas

Es la versión mas actualizada y con mas virtudes de las opciones cementosas.

Ofrecen una cantidad muy amplia de colores para combinar con el diseño de la estancia donde estamos trabajando.

Tiene muchos aditivos químicos por lo que su mezclado siempre debería ser con mezclador eléctrico y deberemos seguir las normas impuestas por el fabricante, tanto en cantidad de agua, como en tiempos de aplicación.

4 errores en la colocacion de baldosas ceramicas

Lechada epoxy

El tipo de lechada Epoxi, consiste en resina epoxi, se mezclan aditivos endurecedores y pinturas de diferentes colores. Son altamente impermeables y tienen una larga vida útil.


El epoxi tiene el precio más alto, y si optas por este tipo de lechada, debes saber que tiene la viscosidad más alta. Esto provoca que tengamos que tener una llana más dura para introducir la lechada en la junta y a que la limpieza debe ser mucho más constante, cambiando el agua de limpieza cada pocos metros cuadrados por lo que es mas complicada que utilizar que la lechada cementosa.

Es la opción mas elegida actualmente en piscinas, restaurantes, pabellones deportivos, gimnasios, y cualquier lugar publico húmedo. Por la fácil limpieza, la durabilidad y la nula opción de tener problemas con bacterias.

¿Cómo aplicamos la lechada?

  1. Preparamos la lechada, siempre siguiendo las indicaciones del fabricante.
  2. Debes eliminar todas las crucetas y posibles objetos que estén dentro de las juntas, puesto que la vamos a rellenar.
  3. Usando una llana de goma, llenaremos la junta de las baldosas.
  4. Eliminaremos el exceso de residuo de lechada con la misma llana siempre utilizándola en diagonal a la junta, para que no nos quede vacía al pasar la llana.
  5.  Limpiaremos la zona de acción con abundante agua y con las esponjas recomendadas para la lechada elegida.

New call-to-action

Publica un comentario

¿Qué te gustaría decirnos?

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *