Algunos materiales cerámicos pueden ser tratados después de su colocación para mejorar su aspecto, protegerlos y conservarlos.

Aunque los materiales cerámicos son cada vez más técnicos y de mayor calidad, existen productos de protección, conservación o mejora para suelos, paredes y revestimientos; su aplicación puede no ser decisión del profesional, pero sí lo es su recomendación.

No todos los tipos de materiales necesitan ser tratados. Los materiales esmaltados no precisan de una protección extra, el esmalte ya cumple con esta función.

Son los materiales porosos – o micro porosos – los que deben ser tratados ya que estos materiales se manchan con mayor facilidad que el resto.

Un factor importante a tener en cuenta para la selección del tratamiento adecuado es la naturaleza del material – gres porcelánico, gres rústico, mármol, granito, etc.- y el acabado del mismo – pulido o mate – .

La combinación de estos factores determinará el tratamiento necesario y por consiguiente, el producto a aplicar para obtener un resultado óptimo.

Independientemente del material a tratar y del tratamiento elegido, hay dos consideraciones generales que se deben tener en cuenta para todos los casos:

  • No se deben realizar limpiezas ácidas sobre superficies recién instaladas, porque el ácido reacciona con el cemento no fraguado, y puede dañar las juntas o dejar compuestos no solubles en la superficie cerámica.
  • No se deben usar espátulas metálicas ni estropajos abrasivos en el proceso de aplicación del producto. En la mayoría de los casos, la aplicación más fácil y eficaz se obtiene, mediante el uso de esponjas.

RUBI dispone de una amplia gama de esponjas especialmente ideadas para estos tratamientos.

Cómo destacar las cualidades de la cerámica y mejorar los acabados- esponja

 

Cada tipo de material requiere unos tratamientos y cuidados determinados, para los que RUBI dispone de su gama de productos químicos específicamente formulados.

Por ejemplo, en el caso del gres rústico o barro cocido (terracota) es habitual tratar la superficie mediante un tratamiento de impermeabilización o mediante la aplicación de ceras. Ambas opciones comparten un mismo objetivo: proteger la superficie y prevenir la entrada de suciedad en los poros del material.

Obviamente, encerar no es lo mismo que impermeabilizar. Con el encerado además de un grado de protección también buscamos mejorar el acabado del material, generalmente, aportando brillo. En estos casos, recomendamos CERA PARA SUPERFICIES POROSAS (RW-70) y la CERA DE MANTENIMIENTO (RW-72).

Cómo destacar las cualidades de la cerámica y mejorar los acabados- cera 2 Cómo destacar las cualidades de la cerámica y mejorar los acabados- cera

 

La impermeabilización, por el contrario, busca una buena protección, no tan solo frente a posibles manchas, sino también frente a condiciones meteorológicas adversas y polución.

Por otro lado, las piedras de origen natural – mármoles o granitos – también necesitan cuidados específicos. En este tipo de materiales es importante evitar que la suciedad y las manchas penetren por los poros del material, para facilitar un fácil mantenimiento.

Esta protección se consigue con la aplicación de un producto impermeabilizador específico para superficies de mármol o granito.

Recomendamos utilizar el PROTECTOR PARA SUPERFICIES POCO POROSAS (RP-51).

Cómo destacar las cualidades de la cerámica y mejorar los acabados- protector

Otros tratamientos, de carácter periódico, como abrillantar o cristalizar, permiten regenerar el nivel de brillo original de estas superficies.

Hay que recordar, que en las superficies de piedra natural con acabado pulido, el uso de materiales ácidos no es recomendable, ya que dañaríamos ese brillo.

Por último, hablaremos de las superficies de gres porcelánico. Este material es micro poroso, con un nivel muy bajo de absorción de agua. Este factor lo hace casi impermeable por naturaleza aunque siempre es recomendable una protección extra.

Para su tratamiento, podemos aplicar el mismo producto impermeabilizador usado en el mármol o el granito (RP-51).

Aunque la resistencia química del gres porcelánico sea muy alta – solo se ve afectado por el ácido fluorhídrico y sus componentes – la utilización de detergentes neutros será siempre la mejor opción para su limpieza habitual, por lo que el uso del LIMPIADOR NEUTRO (RC-30) es la opción que os recomendamos.Cómo destacar las cualidades de la cerámica y mejorar los acabados- limpiador

 

 

Si queréis conocer más nuestra gama de productos químicos podéis visitar nuestra web en el apartado de RUBI Cleaning o descargar nuestra App RUBI Chemical para tabletas y smartphones.

***Te recordamos que estos productos estan únicamente disponibles en Europa y esperamos muy pronto distribuirlos en todos los paises***

Website Comments

  1. Francisco Romero.
    Responder

    Es importante prestar atención a los productos que usamos sobre la cerámica, contar una gama como la que nos ofrece RUBI con claras especificaciones de uso evita muchos problemas y nos ayuda a conseguir unos acabados geniales.

    • Rubi
      Responder

      Hola Alberto, estamos trabajando para que muy pronto puedan tener todos estos productos en Latinoamérica.
      Muchas gracias por escribir.
      Saludos.

Post a comment