Morteros hay muchos y muy variados, y cada uno de ellos con su propia funcionalidad.

Es por ello, que generalizar utilizando el concepto de “mortero” en la colocación de baldosa cerámica es un error muy común que lleva a confusiones, y en ocasiones (casi siempre) genera grandes problemáticas.

En este post, vamos a tratar, de aclarar algunos aspectos diferenciales, pero, sobre todo, vamos a diferenciar entre los conocidos morteros de receta (tradicionales) y los actuales adhesivos cerámicos.

Para empezar, podemos listar algunos de los morteros más utilizados en la construcción para adecuar un soporte de colocación, por ejemplo:

  • El mortero para recrecidos: Se trata de una mezcla formada por uno o varios conglomerantes (cemento, sulfato de calcio, …), de áridos, agua y, en algunas ocasiones, aditivos, con prestaciones específicas para permitir la colocación de cerámica en un revestimiento horizontal.
  • El mortero para revoco: Al igual que el mortero de recrecido, se forma por conglomerantes (uno o varios), áridos y agua. Pero en este caso, al colocarse sobre un paramento vertical, debe presentar unas prestaciones muy distintas, y los aditivos, que en ocasiones se le aplican, son los adecuados para recibir una instalación de cerámica como revestimiento vertical.

Como hemos dicho antes, estos morteros se utilizan para preparar el soporte antes de la instalación de baldosa cerámica, pero nunca para la propia instalación.

En el caso de la instalación de baldosa, propiamente dicha, hablaremos de morteros tradicionales (o de receta) y de adhesivos cerámicos.

El primero es una mezcla, normalmente de cemento y/o cal, con arena (árido más habitual) y agua. Que se prepara “in situ” en la misma obra y que, como veremos más adelante, presenta un gran número de limitaciones.

Mortero para recrecidos

Instalación con mortero tradicional

El segundo, por el contrario, es la evolución natural de los morteros a los nuevos materiales cerámicos y que han llevado a generar las actuales técnicas de colocación. Se presentan en tres tipologías: cementosos, en dispersión y, de resinas reactivas. Todos ellos, definidos en la Norma europea UNE-EN 12004.

Cuando hablemos de instalación de baldosa cerámica deberemos tener en cuenta dos aspectos básicos y fundamentales de los morteros: la adherencia y la deformabilidad.

LA ADHERENCIA

Es el fenómeno que se genera al intentar unir dos materiales (adherentes) mediante un tercer material (adhesivo) como puente de unión entre ellos.

 

Esquema del proceso de la adherencia

Esquema del proceso de la adherencia

La adherencia puede ser de dos tipos: mecánica o química.

En la adherencia mecánica los actores principales son: la textura y la porosidad de los materiales (adherentes) y la capacidad humectante del adhesivo.

Básicamente, se trata de un proceso en el que el adhesivo penetra en la porosidad de la baldosa y del soporte.  Quedando anclado a ellos mediante la hidratación del mortero.

La adherencia mecánica es la utilizada por los morteros tradicionales.

Esquema de la adherencia mecánica

Esquema de la adherencia mecánica

En lo que se refiere a la adherencia química, ésta se debe principalmente, a la incorporación de aditivos (resinas poliméricas) en los morteros para mejorar sus propiedades y la intervención de la química orgánica durante el proceso de hidratación para obtener la adhesión requerida.

La adherencia química es la que presentan los adhesivos cerámicos.

LA DEFORMABILIDAD

Los recubrimientos cerámicos están sometidos a una gran variedad de esfuerzos: tracción, flexión, compresión, cargas…

Por lo tanto, hablaremos de deformabilidad de un adhesivo cuando el sistema que forman adherente y adhesivo se mantiene ante los esfuerzos anteriormente mencionados (no todos necesariamente).

MORTEROS TRADICIONALES

Según la Norma UNE 138002:2017 la utilización de morteros tradicionales en la instalación de baldosa cerámica debe quedar limitada, exclusivamente al cumplimiento de las siguientes condiciones:

  • Baldosas cerámicas con una capacidad de absorción de agua superior al 3% (en casos de c.a.a. superior al 10%, las baldosas se deben sumergir en agua y dejar escurrir).
  • Baldosas cerámicas con formato nominal inferior a 900 cm2.
  • En pavimentos exteriores de clima templado sin ningún riesgo de helada.
  • Sobre cerramientos y particiones de máxima estabilidad y sobre forjados de la misma condición.
  • Sin capas intermedias compresibles.
  • Sobre soportes de media/alta absorción de agua y con textura superficial.
  • Sobre superficies compatibles con el mortero de cemento/cal.

En pavimentos tener en cuenta, además de las anteriores:

  • Forjados con luces inferiores a 5 m y/o media estabilidad.
  • Altura disponible para el pavimento, desde la capa de compresión del forjado, no inferior a 80 mm.
  • Sobre capas intermedias sin compresibilidad.
  • Pavimento de tránsito exclusivamente peatonal.

Si se cumplen los requisitos anteriores, el uso del mortero tradicional es viable para la instalación de baldosa cerámica.

Además, se deben tener en cuenta las siguientes indicaciones:

  • Seleccionar siempre cemento Portland (CEM I) o Portland compuesto (CEM II/…) de la menor clase resistente (32,5 MPa). El cemento debe disponer de marcado CE.
  • Si se utiliza cal, que esta sea cal aérea apagada o cal hidráulica.
  • La arena, que sea preferiblemente silícea, de granulometría equilibrada entre 0 y 4 mm. No se recomienda el uso de arenas marinas por su aportación de cloruros.
  • Utilizar agua potable, limpia, en la cantidad adecuada.

Como podéis ver, son muchas las limitaciones y contrapartidas que presenta el uso de morteros tradicionales en la instalación de baldosa cerámica.

Especialmente, si tenemos en cuenta, por un lado, que el material cerámico predominante es el gres porcelánico, cuya capacidad de absorción de agua es inferior al 0,5%. Y, por otro lado, que los formatos cerámicos son cada vez mayores.

Sólo estos dos aspectos (absorción y formato) ya hacen que el uso de morteros tradicionales sea incompatible con casi todas las instalaciones de cerámica actuales.

Dejamos para más adelante, las ventajas y detalles de los nuevos adhesivos cerámicos.

Mientras tanto, dejad vuestros comentarios y opiniones, en vuestro Blog de referencia.