La necesidad de medir distancias o determinar áreas sigue siendo una básica en el mundo de la construcción

El flexómetro, o como todos lo conocemos tradicionalmente; el metro o cinta métrica, es posiblemente una de las herramientas más utilizadas por cualquier profesional del sector de la construcción.

La necesidad de medir distancias, determinar áreas y/o volúmenes sigue siendo básica en este “mundillo”.

flexómetro RUBI_1

Si bien, cada día aparecen nuevos dispositivos más avanzados y con más prestaciones y mejor precisión, ninguno de ellos ha conseguido, al menos aún no, desplazar el uso del flexómetro.

Pero… ¿sabemos cómo es y qué debe tener un flexómetro?

flexómetro RUBI

La definición de flexómetro es sencilla. Se trata de un instrumento de medición formado por una delgada cinta metálica flexible y auto enrollable en una carcasa, que puede ser tanto metálica como de plástico, y equipada con un sistema de freno o bloqueo de la cinta para ayudar a mantener fija una medición.

Bien, ahora que ya sabemos qué es un flexómetro, es hora de entrar en más detalles y ver cómo debe ser un buen flexómetro.
Lo primero que debemos tener en cuenta de un flexómetro, en especial si nos encontramos en la UE es que esté correctamente homologado.
Hay que avisar, que los únicos flexómetros que no se certifican son los mixtos (los que combinan milímetros y pulgadas), ya que, se trata de escalas de medición no equivalentes, la una con la otra.

Otro aspecto es la exactitud del flexómetro.

Los flexómetros o cintas métricas, al igual que las reglas y otros útiles de medición dimensional, se clasifican por su exactitud.
Hay tres clases de exactitud designadas por los índices: I, II y III.
Este índice lo podemos ver intercalado entre los primeros trazos de la escala del flexómetro, y significa que dicho instrumento ha superado los ensayos de tipo correspondientes y que, por tanto, se le puede asignar las características propias de la clase correspondiente a este equipo de medición.

flexómetro RUBI_2

La anchura de la cinta o fleje también es un punto a tener en cuenta, ya que nos facilitará el mantener la cinta estirada sin que ésta se doble al realizar mediciones largas.
Un detalle importante que denota una alta calidad del flexómetro es que éste sea capaz de mantenerse firme, como mínimo, un 20% de la longitud total de la cinta.

Por último, un detalle que para algunos puede parecer simple, pero que en realidad es muy importante y que afecta directamente a la capacidad de medición de la herramienta.
Nos estamos refiriendo a la uña de fijación o tope de cinta. Esta pequeña pestaña metálica tiene, siempre, un pequeño movimiento que JAMÁS se debe bloquear o eliminar.

Este movimiento es necesario para poder garantizar el cero en cualquier medición, ya sea desde la parte externa de la uña o desde su interior.

flexómetro RUBI

Los flexómetros IRONBLADE de RUBI destacan por su carcasa metálica recubierta de goma para un mayor grip y de un sistema de auto bloqueo de la cinta.

flexómetro RUBI

Los flexómetros RUBIFLEX incorporan una carcasa ligera y bimaterial, y destaca la uña de fijación magnética.

 

Todos los flexómetros RUBI están homologados y certificados para su comercialización según la CE

 

Esperamos que este post os haya sido de utilidad y que os permita despejar algunas dudas acerca de los flexómetros.