La ingletadora es la herramienta específica que nos permite realizar ingletes. Y un inglete es un corte realizado, generalmente a 45° en el canto del azulejo, o cualquier otro tipo de baldosa cerámica o material de revestimiento. La función más común del inglete es la de permitir revestir los cantos de una esquina o de una columna sin la necesidad de utilizar ningún elemento externo, excepto la propia cerámica.

* ¿Quieres obtener la Guía para Escoger la Cortadora que necesitas? Clica aquí  y descárgatelo gratis. ingletadora

Las partes más importantes de una cortadora e ingletadora para cerámica

Una cortadora e ingletadora para cerámica debe disponer de las siguientes partes:

  • Sistema regulable: Esta es, por supuesto, la parte más importante. La cortadora o ingletadora debe poder regular o bien el cabezal de corte, o bien la mesa de apoyo en un rango comprendido entre los 0° y los 45°.
  • Mesa de corte estable: El azulejo, o baldosa cerámica, debe de estar completamente apoyado sobre una superficie plana y estable.
  • Elementos de fijación: Nos ayudarán a evitar cualquier movimiento, no deseado de la pieza a cortar y obtener así, el mejor acabado.
  • Discos: Por lo general, los más recomendados son los discos de diamante de banda continua y corte húmedo. Si además tienen un grosor de, al menos, 2 mm, mucho mejor.
  • Elementos de protección: Nuestra cortadora e ingletadora debe disponer de todos los elementos de protección necesarios para evitar el contacto con el disco de corte o la proyección de partículas.
  • Soportes: Extensiones laterales para dar una mayor apoyo y estabilidad al material que vamos a cortar.

Escuadra o tope: Elemento contra la que se apoyan las piezas para luego ser aseguradas e impedir que se muevan durante el corte.

¿Cómo funciona una ingletadora?

En este vídeo te mostramos cómo utilizar una cortadora eléctrica o ingletadora DC250-850 de RUBI:

Una ingletadora funciona con un ajuste previo del cabezal o de la mesa de corte al ángulo deseado, que puede ir de los 0° a los 45°

Posteriormente, colocaremos la pieza a cortar sobre la mesa de corte, asegurándonos que, ésta, se encuentre correcta y firmemente apoyada contra la escuadra o tope de la cortadora e ingletadora.

El corte, debe ser suave y constante. Un exceso de fuerza, o querer cortar más rápido de lo que la propia ingletadora puede, sólo conseguirá desviar el corte o, incluso, romper el material.

Algunas consideraciones sobre el corte de inglete 

No vamos a engañar a nadie, el inglete, no es un corte fácil, pero tampoco es un corte imposible. Cualquiera puede realizar ingletes excelentes si disponemos una cortadora e ingletadora que cumpla los requisitos mínimos y además, hayamos practicado un poco. Si además, conocemos algunos “trucos” y recomendaciones a tener en cuenta, el éxito está asegurado.

Para empezar, revisar la alineación de nuestra cortadora e ingletadora. La desviación de un corte recto puede tener mayor o menor aceptación, pero en un inglete esto es fundamental.

El disco de diamante tiene que estar en buenas condiciones. El uso de un bloque limpiador específico para discos de diamante nos ayudará a realizar el correcto mantenimiento.

La selección de la baldosa. No todas las baldosas son útiles para realizar ingletes. Deberemos seleccionar aquellas que sean lo más planas posibles. Cualquier defecto en el plano, curvatura, afectará directamente al resultado final.

Usar el canto original de la cerámica. Ésta suele estar previamente mecanizada y rectificada por lo que es perfecta para ingletear. Colocaremos la pieza en la mesa de corte de nuestra cortadora e ingletadora con la cara visible hacia arriba. Cortando siempre por debajo del borde de la pieza, 1 mm aproximadamente.

Las cortadoras e ingletadoras RUBI son una solución perfecta para realizar ingletes, a pie de obra, sin esfuerzo y con los mejores acabados.

New call-to-action