La colocación de suelos cerámicos es una tarea muy habitual tanto en profesionales de la construcción como en aficionados al bricolaje. El proceso de cortar cerámica y colocarla puede ser más sencillo de lo que pensamos, siempre que se cuente con las herramientas adecuadas, se tenga una mínima experiencia y se sigan algunos consejos y recomendaciones.

* ¿Quieres obtener el Nuevo Catálogo RUBÍ 2020 con todas las herramientas?  Clica aquí y descárgatelo gratis.

Herramientas recomendadas para cortar suelos cerámicos

Existen diversas herramientas con las que podemos cortar suelos cerámicos. Posiblemente, la más práctica sea una cortadora manual, puesto que su funcionamiento es muy sencillo, solamente tenemos que marcar por donde queremos separar la pieza y utilizando el separador de la misma máquina separaremos la pieza sin problemas.

Incluso para pequeños cortes en azulejos podemos usar una tenaza con rayador.

En el siguiente vídeo puedes ver la cortadora manual TZ cortando una baldosa cerámica:

Si queremos que los acabados tengan una calidad superior, ya sea porque necesitamos un corte visto o una entrega de pieza contra pieza, nos deberíamos decantar por una maquina eléctrica. Estas máquinas cuentan con un disco de diamante de gran precisión, que dotará al suelo cerámico de un acabado superior a los cortes que realices.

Los cortes que realices con la maquina eléctrica tendrán un acabado superior pero recordemos que la mayoría de cortes van en el perímetro y estos van tapados con zócalos, o revestimiento. 

Para ver el resultado de cortar cerámica con una cortadora eléctrica, puedes ver este vídeo de la DU-200 EVO de RUBI

Pasos para cortar suelos cerámicos correctamente

El replanteo, el paso más importante

Independientemente de la máquina de corte que utilicemos, tanto si es manual como eléctrica, lo primero que tenemos que hacer es medir muy bien el espacio donde queremos colocar nuestro suelo cerámico y repartir los cortes para no tener mucha merma de material ni que nos queden piezas demasiado pequeñas que visualmente no queden bien

Una vez replanteado podremos empezar a ver qué piezas debemos cortar y tomar medidas.

Marcar correctamente la pieza para el corte

Una vez hayamos medido correctamente la pieza que necesitamos, pasaremos a marcar por dónde queremos separar la pieza. Este paso es el mismo tanto si utilizamos una cortadora manual o una cortadora eléctrica.

New call-to-action

Ejecución del corte

Ahora llega el momento de realizar el corte propiamente dicho, es un proceso distinto en función de opción por la que usemos:

Corte con una cortadora manual

Para realizar el corte de un suelo cerámico con una cortadora manual debemos colocar la cortadora en una superficie plana y firme, posteriormente colocamos la pieza, realizaremos el marcado con el rodel y finalmente procederemos a la separación de la pieza. 

No es necesario realizar un marcado muy potente siempre que utilicemos el rodel adecuado. Si realizamos un marcado muy profundo, el acabado de este corte va a ser peor que si realizamos un marcado homogéneo y suave, siempre que el suelo cerámico nos lo permita.

En este vídeo puedes ver cómo cortar suelos cerámicos con una cortadora manual FAST de RUBI.

Corte con una cortadora eléctrica

Con una cortadora eléctrica conseguiremos cortes de gran calidad en nuestro suelo cerámico. La forma correcta de usar esta herramienta es, en primer lugar, colocar la baldosa en la cortadora, de forma que la línea de corte del disco pase por la línea marcada en el azulejo. 

Lo siguiente que tenemos que hacer es dejar que la máquina realice su trabajo, nosotros solo tendremos que ejercer una presión ligera y continua con la cortadora hasta finalizar el corte. Es muy importante no forzar el corte, dejar que el disco vaya a su ritmo. Este disco debe ser el adecuado para el suelo cerámico que vayamos a cortar, nos amoldaremos al material y acabado que necesitemos. Debemos tener en cuenta que el disco siempre debe cortar con agua: esta agua a parte de refrigerar el disco también lo limpiara, alargando su vida útil.

inglete

La colocación del suelo cerámico: los 8 pasos fundamentales

Posiblemente la parte más delicada en la colocación del suelo cerámica será el corte de las baldosas que lo necesiten, que son las que van colocadas en el perímetro. No obstante, tanto las baldosas enteras como la cortadas deben colocarse correctamente, para que queden bien fijadas, con sus juntas correspondientes.

Estos son los pasos a seguir:

  1. El replanteo, como hemos explicado antes, este paso es vital para aprovechar el material al máximo y conseguir un diseño acorde a las dimensiones de la superficie que tenemos.
  2. Realizar la mezcla de adhesivo cerámico, siguiendo las instrucciones del fabricante con la ayuda de un mezclador eléctrico. Una vez mezclado dejaremos reposar el material y volveremos a mezclar pasados unos minutos. 
  3. Aplicar el adhesivo cerámico en el soporte con una llanta dentada, los surcos que esta llana nos proporciona son los que ayudaran a sacar el aire que pueda quedar en el interior de la pieza ayudando a una perfecta humectación.
  4. Si uno de los lados de la pieza es superior a 40 cm, deberemos realizar un doble encolado, es decir, untar la parte posterior de la pieza con adhesivo cerámico antes de colocarla encima de los surcos que hemos explicado en el punto 3. Así conseguiremos un efecto ventosa con el adhesivo y nuestra colocación obtendrá las máximas garantías de éxito.
  5. A continuación, ya podemos colocar las baldosas dándoles pequeños golpes con una maza de goma para que se asienten bien.
  6. Es recomendable el uso de un sistema de nivelación para conseguir una superficie perfectamente plana, sin “cejas” o desniveles entre piezas. También es muy importante colocar una cruceta o una “T” entre pieza y pieza que nos garantizara que tengan la misma separación.
  7. El siguiente paso consiste en aplicar mortero de juntas con una llama de goma, dejamos que pasen unos minutos y realizamos la primera limpieza. Esta limpieza se realizará en diagonal del sentido de la junta, de esta forma no nos vamos a llevar demasiado material cuando retiremos el exceso.
  8. Una vez seco, limpiamos el sobrante y la superficie del suelo cerámico para lograr una perfecto acabado.

Los suelos cerámicos deben estar correctamente colocados si queremos obtener sus máximas prestaciones. Siguiendo los pasos que os acabamos de describir no debéis tener mayores problemas y si os quedara alguna duda, dejádnosla en los comentarios.

New call-to-action