La paleta de albañil, también conocida en muchos países como “cuchara”, es la herramienta más utilizada en el sector de la construcción: albañiles, yeseros, colocadores de baldosa cerámica, etc.

El uso de la paleta de albañil o “cuchara” es muy sencillo, y, por lo general, es el mismo en todo el mundo. Pero al mismo tiempo, se trata de una herramienta muy particular, ya que su geometría varía dependiendo, tanto por el tipo de trabajo como de la geografía.

Es, por lo tanto, la herramienta más afectada por costumbres y formas de trabajar.

Esto es importante, ya que en muchos casos nos sorprende encontrar una amplia variedad de paletas o cucharas en el mercado, y muchas veces nos puede confundir que una se pueda usar para una cosa u otra, cuando en la mayor parte de los casos, sólo se trata de una cuestión puramente “tradicional”.

Paleta de albañil tipos

Tipos de paleta de albañil o cuchara

 

¿Cómo es una paleta de albañil?

Las paletas disponen de una base plana, o plancha, generalmente de forma triangular con la punta redondeada (aunque también las hay cuadradas y trapezoidales) que va unida a un mango o empuñadura.
Tradicionalmente las empuñaduras de las paletas han sido, siempre, de madera, pero en la actualidad se pueden adquirir modelos con mangos fabricados en polímeros técnicos, mucho más ligeros y duraderos, y con formas y acabados más ergonómicos.

Como variedad a la paleta tradicional, nos encontramos con el paletín.
Diferente a la paleta en tamaño, el paletín es más pequeño, ya que se suele utilizar para trabajar en zonas de difícil acceso o para realizar acabados.

 

La paleta de albañil es la herramienta manual más “tradicional” de la construcción.

¿Para qué sirve una paleta?

La paleta de albañil no tiene un único uso exclusivo, de ahí que esté tan extendida por todo el mundo.

Con la paleta se puede mezclar, batir, aplicar y recoger el mortero o cualquier otro tipo de argamasa, pero también se utiliza para el corte manual de ladrillos, y hasta de palanca, sobre todo, en la colocación de baldosas cerámicas.

Mezclado con paleta de albañil

Mezclado con paleta de albañil

Gracias a esta polivalencia de uso, la paleta y el paletín, son fundamentales en el levantamiento de muros y tabiques, en el revoque y enyesado de éstos y, como no, en la instalación de baldosa cerámica u cualquier otro tipo de material de revestimiento de piedra natural.

¿Qué debo tener en cuenta en el momento de elegir una paleta?

Son tres los aspectos que deberemos tener en cuenta en el momento de seleccionar nuestra paleta:

1.- La calidad del acero.

La paleta debe ser acero de primera calidad y debe presentar un buen templado y un excelente comportamiento en la flexión de la lámina.
Para comprobar estos aspectos podemos golpear ligeramente la lámina y ésta debe responder con un tintineo homogéneo.

2.- La flexión de la lámina.

Durante el uso de la paleta, su lámina será sometida a cargas constantes, por lo que su resistencia a la flexión debe ser muy alta.
¡Pero atención! No debemos confundir esto con una lámina rígida. ¡Eso nunca!
La lámina debe ser flexible, todo lo máximo que pueda, pero sin llegar a romperse ni a deformarse. No tengamos ningún apuro en ponerla a prueba apoyando nuestro propio peso contra la lámina.
¡Sólo las mejores paletas superaran esta prueba!

3.- La unión entre la lámina y el mango.

Por lo general, en el mercado nos encontraremos dos tipos de paleta; la forjada y la soldada.
Por supuesto, la primera es mucho mejor que la segunda.
Las paletas soldadas son una buena opción para trabajos de bricolaje, pero no son lo suficientemente resistentes para aguantar el día a día de un profesional.

¿Significa esto que la paleta forjada es la única opción viable?
No. No lo es.
La paleta de forja presenta una resistencia a la rotura muy alta, pero en contrapartida su peso es elevado y la planitud de la lámina, así como su uniformidad es mejorable.

Por ese motivo, en RUBI utilizamos la exclusiva técnica de fusión a temperatura de forja, que nos permite ofrecer una garantía de por vida, contra rotura de la unión del mango y la lámina.
Además, nuestros modernos procesos de fabricación y un tratamiento térmico específico en la lámina, garantizan una total regularidad de todas las partidas, una perfecta planitud, y una excelente resistencia a la flexión.
Para completar la gama, RUBI, fue pionera en la introducción de las empuñaduras ergonómicas, incorporando a su gama de paletas y paletines el exclusivo mango RUBIFLEX.

Paleta de albañil RUBI

Paleta de albañil RUBI

La calidad de nuestros productos es nuestra motivación y nuestro compromiso con todos los profesionales del sector.

¿Qué tipo de paleta utilizas en tu día a día? ¿Conocias estas características de las paletas?

Website Comments

  1. Felipe Panaque Bances
    Responder

    Ni que dudar sus productos son de muy buena calidad pero por favor nesecitamos que nos orienten en el uso adecuado de sus productos y nos den a conoser la variedad de productos que cuentan para la industria de la construcion le escribo desde la ciudad de Trujillo-Peru gracias.

    • Rubi
      Responder

      Hola Felipe, trasmitiremos tus comentarios a nuestros distribuidores en Perú.
      De cualquier manera puedes seguir nuestras redes sociales en donde informamos sobre las futuras formaciones que realizaremos.
      Saludos cordiales.

  2. Francisco Romero
    Responder

    Desde luego que si es una herramienta imprescindible para los alicatadores, es una extensión de nuestro cuerpo, por lo que elegir la más adecuada para el trabajo que estamos realizando es fundamental.

  3. David Villarreal
    Responder

    Es la herramienta más elemental para cualquier trabajador de la construcción.
    ¿En qué consiste la técnica de fusión a temperatura de forja y cómo es diferente de una soldadura convencional?

    • Rubi
      Responder

      Hola David.
      La soldadura más común utilizada en la fabricación de paletas es la electrosoldadura, que básicamente es hacer pasar una corriente eléctrica, mediante electrodos, a través de las dos piezas a unir. La corriente calienta el metal hasta que se empieza a fundir y las dos piezas se unen, después la corriente se corta y las piezas se enfrían.
      La fusión a temperatura de forja lo que hace en unir ambas partes cuando estas se encuentran a temperatura de fusión.
      En ninguna de las dos técnicas hay aporte de material externo, pero en la técnica que la fusión a temperatura de forja la unión de ambas partes de hace en mayor profundidad, consiguiendo una unión firme y permanente sin prácticamente diferencias.
      En la electrosoldadura la unión es más superficial y las partes sometidas a un gran estrés mecánico pueden llegar a separarse.
      Saludos cordiales y gracias por escribir.

Post a comment