Las infinitas opciones en pavimentos y revestimientos cerámicos permiten hacer reformas cerámicas “a la carta” en una vivienda con facilidad, rapidez y garantía.

A la hora de hacer una reforma en casa, la cerámica es el material perfecto para lograr resultados sorprendentes. Y lo consigue no solo en aquellos lugares donde el azulejo siempre ha reinado, como el baño y la cocina, sino también en las restantes estancias del hogar, como el salón, dormitorios, porches o zonas exteriores.

Las casi infinitas opciones de revestimientos y pavimentos cerámicos que se encuentran disponibles en el mercado permiten cambiar a la carta los suelos y paredes, con un abanico creciente de formatos, colores, diseños y acabados para hacer reformas cerámicas.

Entre las ventajas comparativas de los azulejos con respecto a otros materiales sobresale su fácil instalación. Los trabajos de colocación son más sencillos de los que dice su fama. Además, los nuevos sistemas de instalación en seco de las piezas cerámicas son ideales para los espacios que cambian frecuentemente de aspecto.

Por otra parte, la cerámica es asequible para cualquier bolsillo. A la hora de planificar una reforma, la variada oferta cerámica cubre un amplio abanico de precios, sin renunciar por ello a la calidad que siempre garantiza este material.

Junto a ello, la cerámica es tan versátil que puede instalarse en cualquier superficie. Además de para renovar suelos y paredes, es perfecta para revestir muebles de obra o elementos decorativos: armarios empotrados, estanterías, librerías, cabeceros de cama… El azulejo es capaz de lucirse hasta en pequeños espacios.

Incluso puede ser la base de la decoración, que combinada con unos cuantos detalles atractivos bien elegidos, lo que transformará la nueva estancia en un lugar de amplias posibilidades gracias a estas reformas cerámicas.

Otra ventaja inherente al material son sus elevadas propiedades técnicas de resistencia al desgaste, a los agentes químicos, a la humedad y a los cambios de temperatura. Una vez colocados, los productos cerámicos no requieren atenciones complejas. Su limpieza se realiza con facilidad, simplemente con un paño húmedo y, si la superficie presenta suciedad o grasa, se pueden añadir agentes de limpieza como detergentes o lejías.

Fuente: El Periódico del Azulejo
página 14, abril 2013

 

Website Comments

    • Rubi
      Responder

      Hola Reformas Integrales Madrid, como bien comentas estos procesos son utilizados cada vez más para realizar reformas ya que ofrece un abanico muy amplio de posibilidades en temas de decoración. Gracias por tu comentario.

Post a comment