Building the

future together

Biseladora/ingletadora, ¿Qué es? Principales usos

Con la incursión de los grandes formatos en los últimos años, no solo nos quedamos con el corte de cerámica, hay una una herramienta que ha tomado mucha relevancia dentro del kit imprescindible de un colocador profesional, esta herramienta es la Biseladora o ingletadora.

Si decimos ingletadora o biseladora la cabeza se nos va directamente a la madera, pero actualmente ya hay herramientas diseñadas específicamente para la cerámica.

La opción de usar esquineras siempre ha estado ahí, de hecho, cada vez están más evolucionadas y con mejores acabados, pero nunca llegaran a conseguir el acabado conseguido con un buen inglete o bisel.

* ¿Quieres obtener la guía definitiva sobre corte y colocación de baldosas  cerámicas? Haz click aquí y descárgatela gratis.

¿Qué es una biseladora?

Una biseladora o ingletadora no es una maquina al uso, es un accesorio que se utilizara con una amoladora estándar. Colocaremos nuestra amoladora a este accesorio y también le pondremos la fresa o muela, que es la que va a determinar que tipo de trabajo queremos realizar.

Si nuestro trabajo es hacer un bisel pues usaremos fresas para este uso, pero si tenemos que hacer un inglete, tendremos que colocar una fresa específica para inglete.

En el mercado hay diferentes opciones dependiendo del espesor del material con el que vamos a trabajar y, sobre todo, con la velocidad que queremos usar.

Este punto es muy importante, la velocidad de uso.

Es importante utilizar la biseladora con una amoladora que no tenga mucha potencia, necesitamos una amoladora estándar puesto que no queremos tener un exceso de vibración al utilizarla ni exigir a la amoladora al máximo porque corremos el riesgo de quemarla.

Tengamos en cuenta que vamos a utilizar unas fresas que literalmente, van a desbastar el material. El material que vamos a desbastar es muy probable que sea porcelánico, uno de los más duros que hay, así que deberemos tener paciencia y realizar diferentes pasadas por la cerámica.

New call-to-action

¿Una pasada es suficiente?

La respuesta es NO, tendremos que colocar la biseladora ajustándola al grosor del material y empezar a trabajar. Cuando notamos que ya no “come” material, pasaremos a ajustarla para que la fresa este mas cerca de la cerámica, así trabajara de nuevo desbastando mas material. De esta forma iremos trabajando y ajustando hasta que lleguemos al acabado deseado.

Estabilidad de trabajo:

Para usar una biseladora es muy importante tener un soporte rígido y muy estable, de esta forma la pieza estará completamente recta y solo deberemos preocuparnos de ir modificando la altura de corte y ejercer la presión justa.

Si no contamos con un soporte estable y recto el trabajo se torna mas complicado, hoy en día en el mercado hay diferentes mesas para conseguir este fin. La biseladora es muy útil, ahorra mucho trabajo, pero como requerimiento pide un soporte estable, rígido y recto.

Correcto funcionamiento de la biseladora:

Cuando queremos hacer un inglete con la biseladora debemos tener algo muy presente, no se puede dejar un acabado directamente a 45º, debemos dejar un gap de 1-1,5mm de canto original.

Tened en cuenta que estamos hablamos de cerámica, si la cortamos “a testa” o a “hueso”, es decir con el ángulo de 45º directos en la pieza corremos el riesgo de que alguien se corte, de que el material se desportille, incluso después de haber terminado el trabajo. Dejaríamos una superficie débil y peligrosa, la forma de evitar este mal acabado es sencilla, siempre deberemos dejar 1-1,5 mm de canto original de la pieza.

Si tenemos que trabajar en el medio de la pieza, lo mas recomendable es realizar un corte previo a la medida que necesitamos y, posteriormente, utilizar la biseladora para conseguir ese inglete o bisel deseado.

Algunas maquinas del mercado ya tienen un tope que no las deja trabajar más allá del 1-1,5 mm, por lo que no deberás preocuparte de nada, solamente tendrás que ir modificando el espesor de la fresa hasta conseguir esa medida estándar que nos va a dejar la maquina por defecto.

Este punto es muy importante, es la diferencia entre trabajar de forma segura y correcta y no hacerlo.

Los acabados son muy importantes.

En la actualidad, los buenos acabados son vitales en una reforma o una obra en general, la biseladora nos da esta opción de tener un bisel o un inglete en cualquier tipo de formato o material cerámico con mucha facilidad y de forma muy intuitiva.

Tendremos que contar con el accesorio biseladora, una amoladora y una fresa, solamente con este equipo podremos dejar acabados de altísima calidad en piezas de cualquier formato, incluido los tan temidos grandes formatos.

New call-to-action

Publica un comentario

¿Qué te gustaría decirnos?

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *