Como bien saben todos los profesionales del mundo de la reforma, y en especial, los colocadores de cerámica, el tema de la perforación de las piezas y los agujeros cuadrados en el interior de ellas, supone en muchas ocasiones un dolor de cabeza. Piezas rotas, malos acabados, pérdidas del material…todo esto, además de afectar a la calidad de la faena y del acabado, supone una pérdida de tiempo en la jornada y encarece el trabajo.

Estos casos a los que nos DSC_0090referimos son agujeros para accesorios de baño, salidas para tuberías, desagües, agujeros cuadrados para interruptores, bases de enchufe o para cajetines…hoy nos fijaremos especialmente en estos últimos, los cuadrados.

Para la realización de éstos, tenemos tres opciones; la primera y más común es hacerlo con una amoladora y un disco de corte en seco. En segundo lugar tendríamos una máquina de corte húmedo, y en tercer lugar, una máquina eléctrica de mesa de corte húmedo. Las ventajas de la primera opción es en primer lugar el precio, puesto que es la opción más económica y en segundo lugar la versatilidad, ya que es la máquina la que se mueve en lugar de la pieza, que en ocasiones suele ser bastante pesada, y más hoy en día que la utilización de  porcelánico de grandes dimensiones es frecuente. La segunda opción sería la de la máquina de agua, como por ejemplo la ND-200 de Rubi.

Con esta máquina obtendremos unos resultados de calidad, fácil y rápido ya sea con un disco continuo o discontinuo. En tercer lugar y menos frecuente, podríamos hablar de una mesa de agua, con máquinas con efecto tronzadora. Con este tipo de máquinas obtendríamos el mejor resultado, pero no es muy habitual contar con una máquina de este tamaño en una reforma.

Una vez hayamos elegido con que medio vamos a realizar el corte, el proceso a seguir es el siguiente: en primer lugar marcaremos con lápiz en la parte superior de la baldosa, la que se verá una vez montada, y respecto a estas marcas, mediremos y lo marcaremos por debajo. La primera incisión de cada lado del cuadrilátero lo haremos por arriba, dejando un pequeño margen antes de llegar a las esquinas. Este proceso lo deberemos hacer con la máxima delicadeza po220_01_gsible, sobretodo en materiales que sabemos que son frágiles. Acto seguido daremos la vuelta a la pieza y haremos los cortes por debajo hasta llegar al final. Debemos de tener en cuenta que la longitud de los cortes por la zona de debajo serán más largos que por la zona de arriba, así que lo haremos teniendo en cuenta no pasarnos y que el corte sea más grande del que necesitamos.

Como precauciones, tendremos que tener en cuenta de no rallar la pieza ni golpearla en ninguno de los movimientos que hagamos con ella, y sobretodo de maximizar la precaución cuando la pieza está boca abajo. En cuanto al acabado de los cortes, lo único que nos importa es que el cuadrado sea de las medidas que necesitamos, ya que una vez montada la pieza no se verá, ya que el marco del cajetín o interruptor los tapara. Espero que este articulo haya sido de ayuda, siempre quedo abierto a comentarios y sugerencias.

Website Comments

  1. antonio mazzoleni
    Responder

    Buongiorno,sui materiali duri bisogna fare 4 fori nei angoli con fresa di 5/6 mm e poi tagliare con smerigliatrice i 4 lati .
    Scusate x l’italiano

Post a comment