El verdadero secreto de toda cortadora manual es el rodel.

Por ese motivo, el post de hoy, lo vamos a dedicar a detallar algunos aspectos importantes que todo usuario debe saber sobre los rodeles.

En RUBI, el concepto de rodel, describe al conjunto formado por 3 elementos: Mango, eje y rulina.

Por supuesto, de los 3, el más importante de todos es la rulina.

Rodeles RUBI

Rodeles RUBI

RUBI fabrica todas sus rulinas en carburo de tungsteno. La principal característica de esta aleación, de metal duro, es su alta resistencia al desgaste por fricción.

La función de los rodeles es la de rayar la baldosa cerámica y, debilitarla superficialmente, para permitir, al aplicar una fuerza puntual, que la baldosa parta por donde nosotros queremos.

En RUBI tenemos muy clara la importancia del rodel en el día a día del instalador, profesional, de baldosa cerámica, por ese motivo, hoy, compartiremos con todos vosotros algunos “trucos” que os ayudaran a sacarles un mayor partido.

 

LA IMPORTANCIA DE UN RODEL LIMPIO

Aunque no lo parezca, la limpieza de los rodeles es algo fundamental para “exprimir” todo su potencial.

Durante su uso diario, las partículas de esmalte, que recubre la cerámica, se adhieren a la superficie de la rulina y del eje, reduciendo su rendimiento y afectando, directamente, al rendimiento de la incisión.

Nuestra recomendación es la de utilizar el kit de mantenimiento RUBI para limpiar, periódicamente, tanto la rulina como el eje de nuestros rodeles.

Kit de Mantenimiento

Kit de Mantenimiento

La ventaja de un aceite, líquido, de baja densidad como el del kit de mantenimiento RUBI, frente a los tradicionales lubricantes en aerosol, es que son menos agresivos.

La limpieza/lubricación es importante, pero el verdadero secreto es eliminar cualquier exceso de aceite/lubricante con un paño de algodón.

Para que la limpieza sea efectiva, nuestro rodel (en especial la rulina y el eje) debe quedar totalmente seco y sin ningún resto de aceite. Ya que, de lo contrario, aumentaremos la adherencia de partículas generadas al rayar.

Un buen truco que, personalmente, hago con mis rodeles, es el de colocarlos en un vaso con un poco de aceite (lo justo para cubrir la rulina y el eje) y dejarlos toda la noche en “remojo”.

Por la mañana, sólo tengo que secarlos y los tengo como recién sacados del blíster.

 

EL RODEL RAYA, NO ROMPE

Los rodeles están diseñados para rayar, no para separar el material. Eso es función del separador.

Por eso, hay que prestar mucha atención a la posición del rodel antes de separar nuestra baldosa cerámica. La gran ventaja de poder regular la posición de los rodeles RUBI, es que mejora la ergonomía de trabajo, según el espesor y longitud de la misma, pero, precisamente por esta posibilidad, deberemos asegurarnos que el rodel no toca con la baldosa cerámica en el momento de la separación.

Colocación del rodel

Colocación del rodel

 

“CADA OVEJA, CON SU PAREJA”

Permitidme, que utilice este clásico del refranero español, para hacer referencia a la importancia de utilizar el diámetro de rodel adecuado a cada material.

Este, seguramente, será el aspecto que más dudas puede generar.

Para muchos la amplia variedad de diámetros que RUBI ofrece en su gama de rodeles puede parecer un simple argumento comercial, pero no lo es en absoluto.

 

Todos nuestros años de experiencia nos han hecho ver que el uso de diámetros genéricos no es, para nada, beneficioso ni para el colocador profesional ni para la cerámica.

A corto plazo, puede parecer la mejor opción. ¡Un solo rodel y me olvido de todo lo demás!

¡Error!

La gran variedad de materiales cerámicos (azulejo, gres esmaltado, gres porcelánico, etc.) y, en especial la gran variedad de acabados superficiales (esmaltado, no esmaltado, pulido, rugoso, estructurado…), nos han demostrado que en la variedad está el éxito.

Los rodeles RUBI, presentan un afilado propio para cada diámetro, lo que hace que cada uno de ellos, tenga un comportamiento distinto, según el material en el que se utilice.

El objetivo, es siempre, obtener la mejor relación entre calidad y rendimiento.

Diamentros de rodeles

Diamentros de rodeles

En esta tabla, se pueden ver qué diámetros (gamma de 6 a 18 mm) son los más adecuados para los materiales cerámicos más comunes (cerámica rústica o gres extruido, gres porcelánico, gres esmaltado y azulejo), así como diferenciar dentro de los rodeles de 22 mm, que unos (el normal de Tungsteno y el GOLD) son para superficies lisas y otros (los nuevos EXTREME) son para superficies rugosas y/o estructuradas.

 

Esperamos que este post os haya aportado algo de luz a las dudas que suelen generar los rodeles y su utilización. Si por el contrario os ha generado alguna nueva o algo no os ha quedado del todo claro, o simplemente no compartís nuestra opinión. Podéis dejar vuestros comentario.

Valora este artículo