Es difícil imaginar algo menos estético que entrar a un baño o una cocina y ver que las juntas de los azulejos están sucias, con moho o con poco mortero. Esto no sólo es un problema de imagen, sino que incluso puede llegar a provocar las temidas filtraciones de agua. 

Llegados a este punto solo tenemos dos soluciones: levantar la cerámica por una nueva o rascar juntas de azulejos para rellenarlas con mortero otra vez.

* ¿Quieres obtener el Nuevo Catálogo RUBÍ 2020 con todas las herramientas? Clica aquí y descárgatelo gratis.
herramientas para rascar juntas de azulejos

En la mayoría de los casos, los profesionales del corte y colocación prefieren el primer método. No sólo porque es lo que mejor saben hacer, sino porque rascar juntas de azulejos es un proceso temido por muchos. Se trata de una tarea lenta y existe el riesgo de dañar la cerámica instalada.

Herramientas para rascar juntas de azulejos

Sin embargo, vamos a ver que hoy en día esto ya no es así gracias a las distintas herramientas disponibles. Además, con unos cuantos consejos útiles convertiremos esta tarea en algo sencillo.

Cabe destacar que no existe ningún producto milagroso que elimine sin trabajo las juntas o que las reblandezca para eliminarlas sin esfuerzo. Hasta ahora, la única forma de rascar juntas de azulejos era rascar con paciencia hasta eliminarlas por completo.

rascar juntas de azulejos manualmente

Rascadores manuales

Los rascadores manuales para juntas minimizan este riesgo, pero siguen siendo lentos para rascar juntas de azulejos.

El rascador manual para juntas de RUBI posee un mango ergonómico con plaquetas de carburo de tungsteno electrodepositado de 2 mm cada una con gran resistencia a la abrasión. Así podremos usar 1, 2 o 3 plaquetas según el ancho de la junta (2, 4 o 6 mm). 

Cúteres

Otra herramienta posible son los cúteres. Su uso está muy ligado a la pericia del usuario y dado su enorme filo, ya que es muy fácil dañar la cerámica. Si bien es cierto, suele ser un proceso muy lento.

Amoladora

Por otra parte, tenemos la opción de rascar con herramientas eléctricas. Una de las opciones que más he escuchado es el uso de una amoladora de 115 mm para ir eliminando la junta con un disco de diamante. 

Este método, necesita de una precisión extrema por parte del usuario, llena el ambiente de polvo. En definitiva, nada beneficioso para la salud del profesional. Sin embargo, conlleva un gran riesgo de dañar la cerámica instalada.

New call-to-action

Taladro eléctrico

Otra alternativa es usar un taladro eléctrico junto a brocas del tamaño de la junta a eliminar o algo inferior e ir taladrando la junta poco a poco hasta eliminarla. Pero también es un proceso con bastante polvo de por medio e incluso más tedioso si cabe que el rascado manual.

Rubiscraper-250

Fruto de la innovación constante de RUBI, se diseñó nuestra herramienta eléctrica para rascar juntas de azulejos sin dañar la baldosa o el azulejo, el Rubiscraper-250.

Con esta herramienta se pretende poner fin a la eliminación manual de juntas, minimizando el tiempo y el esfuerzo necesarios para llevar a cabo esta tarea. 

rascadora eléctrica para rascar juntas de azulejos

Características de Rubiscraper-250

  • No genera polvo. Nos permite trabajar de una forma rápida, eficaz y limpia, pues el Rubiscraper-250 no genera polvo, sino que levanta partículas más grandes reduciendo el riesgo de inhalarlo y eliminando más material de una sola pasada.
  • Incorpora la oscilación frontal. Esta facilita su precisión y control para una perfecta eliminación de juntas sin dañar la cerámica. 
  • Uso fácil e intuitivo. Se trabaja siempre en la misma posición sin girar la herramienta lo cual asegura una perfecta ergonomía durante su uso.
  • Pastillas de carburo de tungsteno reafilables. De 1’5, 2, 3 o 4 mm,  se anclan a la herramienta con un sistema de bloqueo/desbloqueo rápido y se ajustan a los distintos tamaños de junta que podemos encontrar.
  • No daña la cerámica.  El diente delantero de las cuchillas hace de guía sin dañar la cerámica mientras el trasero va eliminando la junta. 
  • Ligereza. Pesa 1,3 kg, pero es resistente y fiable gracias a su doble aislamiento para una mayor protección del motor. 
  • Transportable. Viene acompañado de una práctica maleta para su almacenaje y transporte, así como con dos cuchillas adicionales de acero para la eliminación de restos de adhesivo en el soporte o la baldosa cerámica.

En el siguiente video podéis ver lo fácil y sencillo que es usar el Rubiscraper-250:

Ahora que ya sabéis las distintas opciones que existen para rascar juntas de azulejos, ¿Qué opináis? ¿Vais a cambiar vuestro método? Esperamos vuestras respuestas.

New call-to-action