Debido a los diferentes avances que ha sufrido el mundo de la cerámica, no sólo en el ámbito de los materiales, sino también en su colocación y encolado, los materiales de agarre han evolucionado juntamente con las diferentes técnicas, para asegurar el éxito en los diferentes tipos de colocación.
Tradicionalmente, el material más utilizado en la colocación de cerámica era el mortero de cemento “portland”, aplicado en alicatados y solados en capa gruesa. Esta técnica de colocación es la más antigua de todas y consiste en colocar el material cerámico directamente sobre el tabique o un soporte virgen, sin capas intermedias ni revoques, aplicando una capa de mortero de 2 o 3 cm. de grosor.
No obstante, con la evolución de la cerámica y debido especialmente a la menor porosidad de los materiales, aparecieron una serie de productos nuevos denominados morteros-cola (o cementos–cola).
Estos productos incorporan en su composición aditivos especiales con propiedades de adherencia específicas para los diferentes tipos de cerámica. Con este tipo de adhesivos, la técnica de colocación utilizada es la llamada de capa delgada y/o capa media, que consiste en colocar la cerámica sobre un soporte ya tratado, es decir con una o varias capas reguladoras o de nivelación, aplicando mortero-cola entre unos 5 o 15 mm de grosor.

peines_llanas

peines y llanas

PASOS A SEGUIR PARA EL MEJOR ACABADO

Escoger la herramienta adecuada para cada caso dependerá sobre todo de la técnica de colocación que vayamos a utilizar. Para ello deberemos escoger entre; capa gruesa (SG) y capa delgada o media (SD/SM).
La capa gruesa es aplicable cuando las baldosas son de formatos inferiores a los 900 cm2 (30 x 30cm), con una capacidad de absorción de agua superior al 3%, en soportes con bajos movimientos esperados y compatibles con el mortero de cemento. Los pavimentos y revestimientos colocados con esta técnica deben tener bajas exigencias mecánicas y desviaciones inferiores a 20 mm en 2 m. La herramienta más adecuada será la paleta. El grueso del adhesivo aplicado será de unos 20 o 30 mm.
Para la colocación mediante capa delgada y media, usaremos siempre el peine como herramienta de colocación, aplicando espesores de hasta 5 mm en capa delgada y 15 mm en capa media. Este tipo de colocación es necesaria en baldosas de gran formato (mayor de 900 cm2) pero también es recomendable en formatos menores. Se utilizará siempre con adhesivos de base cementosa (morteros-cola), adhesivos en dispersión o resinas de reacción, nunca con morteros de cemento.

· El encolado simple es aquel en el que el material de agarre se aplica sólo en el soporte, se peina (dependiendo del tipo y la calidad del soporte utilizaremos diferentes tamaños de dentado), y luego colocamos la cerámica. RUBI® dispone de una amplia gama de peines fabricados con láminas de acero especial y acero inoxidable de alta resistencia al desgaste y con distintos mangos y dentados.

· El encolado doble es la aplicación del material de agarre tanto en el soporte como en la parte posterior (bizcocho) de la cerámica, para garantizar una perfecta adherencia de los materiales.

 

Website Comments

  1. alicatadosman
    Responder

    Interesante articulo Miguel Angel, de una buena práctica en el Encolado y Peinado depende el resultado final de nuestro trabajo, sobre todo de cara a la buena colocación y a su durabilidad. Gracias.

Post a comment