La patronal del sector de la construcción (CEOE) solicitó en mayo al Gobierno un plan de reactivación similar al del automóvil. Inversión pública: para acabar con el stock de viviendas son las demandas con las que, asegura, crearán 240.000 empleos en 3 años haciendo una inversión de hasta 9.000 millones de €.

El sector parte de que, asumidos los errores propios de la fase alcista, el sector sigue siendo imprescindible para salir de la crisis y crear empleo.

Así, el sector de la construcción pide un plan de choque con una inversión pública en infraestructuras de 1.500 millones de € en 2013, 3.000 millones en 2014 y 4.500 en 2015, lo que, a razon de 16 empleos nuevos por cada 600.000 € invertidos, permitiría generar 240.000 empleos en 3 años.

Asimismo, el sector reclama un pacto concertado de inversión en obra pública para apostar por la eficiencia, la transparencia y la estabilidad en la licitación de las obras.

En el ámbito residencial, otras propuestas persiguen la “desregulación normativa” para dar salida al stock de 650.000 viviendas vácias que estrangula el sector.

Se podría comtemplar que las viviendas protegidas vacías -15.000 aproximadamente- pudieran ponerse en el mercado libre o incluso la posibilidad de dar permiso de residencia a compradores de vivienda extranjeros. La vivienda protegida que no puede ponerse en alquiler o venta “no cumple una función social”.

Se podría dar la posibilidad que la vivienda libre, hasta unos precios máximos, pueda obtener los mismos beneficios fiscales que las viviendas acogidas a planes de vivienda.

Asimismo, entre las reclamaciones del sector se incluye la petición de un interlocutor único e interministerial, que se comprometa a elaborar un Plan Estratégico  para el sector, nuevas líneas de financiación y bonificaciones fiscales, estables a medio y largo plazo, para propietarios de viviendas en alquiler, así como el estímulo de la rehabilitación, en el que el sector calcula que por cada € invertido se genera un 85% de actividad económica adicional.

Fuente: NAN
mayo 2013, pág.12