Todos hemos tenido alguna experiencia con reformas o remodelaciones en nuestra casa. No importa que tan bueno sea el profesional que nos haya hecho el trabajo de cortar cerámica y colocarla, incluso si lo hemos realizado nosotros mismos, siempre quedarán restos de obra, polvo o simple suciedad en los azulejos del baño.

* ¿Quieres obtener el Nuevo Catálogo RUBÍ 2020 con todas las herramientas?  Clica aquí y descárgatelo gratis.

¿Cómo limpiar los azulejos?

Poner remedio a este punto es realmente fácil. Lo primero que tenemos que hacer es retirar cualquier resto de runa o escombro que tengamos en la superficie que queramos limpiar. 

Somos conscientes de lo complicado que es cumplir este punto, pero lo ideal es que pudiéramos abrir ventanas de la zona a limpiar para que se ventilara y el polvo que esté en el ambiente pueda salir más fácilmente. Una vez ventilado, será más sencillo limpiar nuestros azulejos del baño.

Nos deberemos proveer de materiales de protección como guantes, mascarillas, gafas protectoras, incluso una gorra para evitar al máximo el contacto con el polvo que siempre queda después de una reforma. Ahora si estamos preparados para limpiar nuestros azulejos del baño.

Lo primero que tenemos que hacer es tener a punto nuestro cubo o cubeta de plástico con todo lo necesario para limpiar nuestros azulejos del baño, mocho, trapos, agua tibia, jabón…

Realizamos una primera limpieza superficial para quitar el polvo que ha quedado en nuestros azulejos del baño empezando por una punta y terminando por la otra, evitando pisar donde acabamos de limpiar. Si tienes una aspiradora potente, este paso se tornará más sencillo puesto que pasaremos la aspiradora y saltaremos al siguiente punto de una forma más rápida.

¿Qué tipo de suciedad necesitamos limpiar?

Antes de proceder a limpiar nuestros azulejos del baño, tenemos que ver el tipo de suciedad que tenemos. ¿Es la suciedad habitual que se genera después de una obra? ¿Son restos de mortero de junta mal limpiado y fraguado?.

Si el tipo de suciedad es el normal, el habitual tras una obra, nos bastará con agua tibia junto a un jabón neutro como el que limpiamos habitualmente nuestra cocina o baño. 

Por el contrario, si la suciedad está producida por el mal retirado del mortero de junta (ya sea cementoso o de Epoxy), este dejará una telita, algo parecido al vaho que se produce en un cristal. En este caso, necesitaremos algo de ayuda: necesitaremos un quitacementos o un producto específico para este fin. Siguiendo esta pauta, nuestros azulejos del baño quedaran como nuevos.

Es importante que el agua con el que realicemos la limpieza se cambie cada pocos metros. El material que retiramos va directamente al agua y, al introducir el mocho o trapo, lo volvemos a expandir por nuestros azulejos del baño. Necesitamos cambiar el agua constantemente, y más aún si el material que queremos retirar es Epoxy.

Material y productos para la limpieza de azulejos del baño

Podemos elegir un mocho para realizar la limpieza, un estropajo suave y también simples trapos. Si tenemos la oportunidad, lo recomendable es utilizar cubetas limpiadoras con esponjas, talochas o estropajos profesionales. No es un gasto excesivo y lo veremos plasmado en la limpieza de nuestros azulejos del baño.

No nos tenemos que dejar llevar por leyendas urbanas de limpieza de nuestros azulejos del baño con salfumán, bicarbonato, lejía, etc. Estos materiales atacan la superficie de nuestro azulejos del baño y los deterioran muy rápidamente. Utilicemos simple agua tibia con jabón neutro o un producto especializado si nuestra suciedad es muy resistente.

New call-to-action

Limpieza de “pegotes” o restos de obra

Si nos encontramos con algún “pegote” de material de agarre o de juntas en nuestros azulejos del baño, nos podemos ayudar de una rasqueta o un cepillo suave para ayudar a retirarla. También es probable que tengamos que dejar que se reblandezca este resto o limpiarlo en un par de veces.

Cuando utilicemos un producto especifico para retirar estos restos de obra de nuestros azulejos del baño, tenemos que saber que los gases provocados por esta limpieza pueden atacar nuestros grifos, mampara, o cualquier material metálico que tengamos en la estancia a limpiar. Como consecuencia pueden aparecer puntitos negros de corrosión, algo que no queremos que suceda. 

Este problema es fácil de solucionar; simplemente deberemos proteger nuestros productos metálicos o comprar un producto que no emita vapores. Hay muchos tipos de estos productos y en vuestro comercio de confianza os aconsejaran el específico para conseguir que vuestros azulejos del baño queden como nuevos.

Limpieza de silicona en ventanas

Si encuentras algún resto de silicona en ventanas, o en los azulejos baño, te damos un pequeño truco para ablandar esta silicona y retirarla con las máximas garantías. Simplemente humedece esta mancha de silicona con alcohol, el mismo alcohol que utilizamos para curar nuestras heridas. Este reblandecerá la mancha y la podrás retirar con la espátula o estropajo de forma sencilla.

Ya solo nos queda revisar que todo nos ha quedado limpio tal y como queríamos. Si no fuera así, simplemente tendremos que volver a realizar el mismo procedimiento.

Ten en cuenta que cuando se realiza una obra, el polvo va a estar flotando en el ambiente durante algunos días, así que ventilad muy bien la estancia antes de realizar la limpieza final de nuestros azulejos del baño. Este es el mejor consejo que te podemos dar.

New call-to-action