Cuando hablamos de instalación de pavimentos, revestimientos cerámicos y colocación de baldosas en exteriores, nos pueden aparecer varias dudas acerca del mortero para juntas de exterior…  ¿Es el mismo que se usa para interiores?, ¿Debo usar un mortero para juntas diferente? ¿Cómo se mezcla y cómo se aplica? En este post vamos a procurar daros respuesta a todas estas preguntas.

* ¿Quieres saber Cómo mezclar adhesivo para cerámica paso a paso? Clica aquí y descárgate la guía profesional gratis.

mortero para juntas exterior

¿Qué es el mortero para juntas?

El mortero de juntas se utiliza para rellenar los espacios (juntas) que quedan entre las baldosas cerámicas después de su alicatado en pavimentos y paredes.

A este proceso de rellenar las juntas con mortero se le denomina “rejuntado”, y es el que une las baldosas entre sí, evitando entre otras cosas que la suciedad y la humedad se acumulen en la junta.

El mortero de juntas también es conocido como lechada, aunque la lechada es lo que se utilizaba hasta hace algún tiempo que no es otra cosa que un “caldo” de cemento. Actualmente los materiales cerámicos como el porcelánico tienen una absorción de agua mínima, por lo que utilizar cemento no es una buena idea ya que el material no tiene suficiente porosidad para que penetre y cree un anclaje. Por eso, los materiales actuales que son específicos para rejuntado, aunque suelen tener base cementosa, incluyen aditivos, resinas y/o siliconas que mejoran su adhesión química y sus características frente a las dilataciones y contracciones de los soportes.

Aparte de eso, el problema de usar lechada de cemento blanco normal es que, al no tener productos hidrófugos y anti-moho, el cemento absorbe la suciedad proliferando de este modo hongos y bacterias, y poniéndose las juntas amarillas o negras siendo muy tedioso limpiarlas.

Hay mortero para juntas específicas según cada estancia y su uso. Por ejemplo, en lugares donde es necesario reforzar la estanqueidad, como una bañera o piscina, conviene utilizar un mortero de tipo epoxi especial para juntas. También hay juntas especiales antihongos y productos que hacen que la junta sea totalmente impermeable, para zonas de ducha o exteriores.

New call-to-action

Mortero de juntas para exterior

Precisamente esas son algunas de las cualidades principales que debe tener un mortero de juntas para exterior: impermeabilidad y una buena flexibilidad. La impermeabilidad comporta que no proliferen las bacterias ni el moho al estar en exteriores.

Normalmente los morteros de juntas para exterior tienen la característica de ser flexibles para que sean capaces de aguantar las contracciones y dilataciones por cambios de temperaturas que se producen en el exterior.

La nomenclatura que se usa para indicar que son flexibles y aptos para exterior es CGWII. Pero en caso de duda, lo mejor es que preguntéis a vuestro distribuidor de materiales de construcción cuando vayáis a adquirir el mortero para juntas de exterior.

Hay una variedad casi infinita de colores que pueden incluir acabados brillantes con mezclas de purpurinas, y podemos jugar con el contraste con el color de la cerámica, o elegir el mismo color que el predominante en la base cerámica, pero con un tono más oscuro para que el polvo y la suciedad que se pueda depositar en las juntas pasen desapercibidas.

¿Cómo mezclamos el mortero de juntas para exterior?

Pues en este caso lo vamos a mezclar con la herramienta que deberíamos usar para mezclar cualquier mortero o adhesivo de manera fácil, cómoda y correcta; un mezclador eléctrico. En RUBI tenemos una amplia gama de mezcladores entre los que elegir el más adecuado según vuestra necesidad de mezclado.

Lo más importante cuando mezclamos, aparte de la herramienta, es seguir las especificaciones del fabricante. Hemos de poner la proporción de agua indicada en el capazo o donde vayamos a mezclar, y después añadir el contenido completo del saco. Mezclamos siempre yendo de menos a más velocidad para no salpicar, hasta que tengamos una mezcla homogénea. Esperaremos el tiempo indicado por el fabricante para que se activen todos los aditivos químicos, y daremos una batida final que nos dejará una mezcla perfecta.

En el caso de mezclar mortero para juntas de resinas epóxicas, se trata de materiales bi-componentes y debemos depositar todo el contenido del bote pequeño dentro del bote grande para mezclarlos y conseguir una masa homogénea. En RUBI hay varillas con cabezales específicos para estos materiales que se adaptan a todos nuestros mezcladores eléctricos.

¿Cómo aplicamos el mortero de juntas?

Una vez hemos colocado las baldosas y se ha endurecido el adhesivo, el paso previo para aplicar el rejuntado es limpiar las juntas de exceso de adhesivo que haya podido quedar en ellas. Utilizaremos una espátula para eliminar estos excesos y vaciar las juntas, dejando el hueco adecuado para que pueda penetrar el mortero de juntas. Después limpiaremos los restos y el polvo antes de aplicar el mortero de juntas.

Ya habremos preparado la mezcla como hemos explicado, y teniendo en cuenta que los fabricantes suelen indicar un máximo y un mínimo de agua para la mezcla, en función de si queremos obtener un material más o menos espeso. Puesto que no es lo mismo rejuntar en el suelo que en paredes, donde necesitaremos una mezcla algo más espesa para que la gravedad no haga que se vacíen las juntas.

rejuntar azulejos

Para aplicar el mortero de juntas podemos usar un aplicador de mortero o ayudarnos de una paleta, y con una llana de goma extenderemos el mortero sobre las juntas y haremos que penetre por ellas, siempre con movimientos en diagonal respecto a la junta para no extraer el material que ya ha penetrado. Debemos ir arrastrando parte del exceso de rejuntado que queda sobre la baldosa cerámica para facilitar la limpieza posterior, e ir repasando por encima de las baldosas para que penetre bien el mortero de juntas.

Si las juntas quedan muy gruesas y sobresalen cuando está empezando a fraguar el material, podemos rebajar la junta con una pinza o una madera. El rebajado depende del gusto del colocador, pero normalmente, en azulejos y pavimentos con bisel, la junta de lechada ha de quedar por debajo del bisel de la baldosa.

Cuando el mortero de juntas empiece a fraguar, con una esponja húmeda o con una talocha y cubetas de agua limpiaremos las baldosas con cuidado de no dañar las juntas. Quitaremos el máximo que podamos porque después nos costará menos dar la limpieza final y dejar acabado el rejuntado.

Especial atención con las resinas epóxicas, puesto que una vez se endurecen es complicadísimo limpiarlas.

Ahora esperamos las horas indicadas por el fabricante para que el mortero de juntas se endurezca antes de dar la limpieza final, y con esto habremos terminado el rejuntado con mortero de juntas para exterior.

New call-to-action