Los cinceles han sido usados de varias formas durante miles de años. Sin embargo, a pesar de que existen diferentes tipos de cinceles, el uso básico del cincel ha permanecido invariable y muchas veces es fundamental su uso a la hora de colocar azulejos, por ello en el artículo de hoy vamos a ver para qué sirve el cincel.

* ¿Quieres obtener el Catálogo RUBÍ 2021 con todas las herramientas? Clica aquí y descárgatelo gratis.

¿Para qué sirve el cincel?

Según la Real Academia Española de la lengua, un cincel es una herramienta de 20 a 30 cm de largo, con boca acerada y recta de doble bisel, que sirve para labrar a golpe de martillo piedras y metales.

Esta herramienta de mano presenta un filo distintivo que está diseñado específicamente para tallar y cortar materiales duros como madera, piedra y metal. Los cinceles son herramientas imprescindibles en muchos talleres y juegos de herramientas, pues son de las más utilizadas tanto en carpintería como en albañilería tanto por profesionales como por aficionados al bricolaje.

¿Cuál es la importancia del cincel?

Los cinceles pueden estar hechos de distintos materiales como cromo-vanadio, acero o acero forjado. Los más pequeños son los adecuados para trabajos de precisión en madera mientras que los más grandes son ideales para quitar grandes secciones de madera o eliminar imperfecciones en mampostería.

para que sirve el cincel

Tipos de cinceles

Hay varios tipos de cinceles diferentes, cada uno de ellos se adapta mejor a las distintas aplicaciones. Ahora que ya sabemos para que sirve un cincel, veamos algunos de los más comunes:

Cinceles de carpintería

Utilizados para trabajar la madera, es importante elegir el tipo adecuado según el trabajo a realizar. Los más pequeños van mejor para los detalles mientras que los grandes para eliminar grandes cantidades de madera. Lo normal es utilizar varios tipos en el mismo trabajo. Lo mejor es que el mango tenga una tapa de metal para soportar mejor los continuos golpes de los martillos.

Cinceles para ladrillos (o cinceles de refuerzo)

Diseñados específicamente para agrietar en lugar de cortar materiales duros. Cuentan con una hoja ancha para conseguir romper superficies grandes como bloques de hormigón o ladrillo. Son relativamente fáciles de utilizar, la clave está en mantener la hoja plana en el momento del impacto. Aunque no siempre lo llevan, normalmente llevan un protector para no golpearnos la mano para poder sujetarlos de forma segura durante su uso.

Cinceles de albañilería:

Ideales para cortar ladrillos y bloques de cemento, también se usan para eliminar el exceso de mortero, como por ejemplo los cinceles de boca ancha de RUBI. Tienen la cabeza desafilada para romper los materiales. También suelen llevar un mango para proteger al usuario y son relativamente pesados. Existen versiones para acoplar a taladros de percusión o martillos neumáticos que se utilizan para demoliciones.

Cinceles de hormigón

Se usan para hacer cortes de precisión en hormigón. Tienen mango y una hoja de borde biselado fuerte para cortar el hormigón con la fuerza de un martillo.

Cortafríos

Hechos de acero templado específicamente para cortar metales fríos, es decir, aquellos que no se calientan con sopletes ni otros dispositivos. Tienen un ángulo menos agudo que un cincel de carpintería, el filo es fuerte pero no tan afilado. También pueden estar hechos de cobre-berilio cuando se busca que no produzcan chispas al chocar con los metales. Dentro de este tipo de cincel distinguimos los siguientes subtipos:

Cortafríos plano:

El más utilizado para cortar barras y varillas y cortar láminas de metal.

Cortafríos cruzado:

Especialmente diseñado para cortar ranuras, tienen una hoja estrecha colocada detrás del borde recto.

Cortafríos de punta redonda:

Se utilizan para hacer ranuras semicirculares para conductos.

Cortafríos con punta de diamante:

Para eliminar materiales no deseados y escombros de esquinas y otras áreas de difícil acceso.

¿Cómo se usa el cincel?

Conocidos los distintos tipos de cinceles, veamos como se usa un cincel:

  1. Lo más importante es elegir el tipo de cincel adecuado al trabajo a realizar teniendo en cuenta el tamaño del cincel y la forma de la hoja. Debemos asegurarnos de que está en buenas condiciones para trabajar y afilarlo si es necesario.
  2. Sujetar el cincel sin apretar, colocando con cuidado la punta contra el área que queremos eliminar. Colocar el cincel de forma que todo el ancho de la hoja descanse contra el material a eliminar y el bisel esté paralelo a la superficie.
  3. Agarrar una maza o martillo y golpear la cabeza del cincel con la fuerza adecuada. Usar la cabeza del cincel para ir eliminando las partes que deseemos y ya se hayan desprendido.
  4. Continuar golpeando la cabeza del cincel con el martillo o la maza hasta haber extraído todo el material deseado.
para que sirve el cincel

Ahora que ya sabéis más sobre los cinceles, sus tipos y como usarlos, ¿Qué os ha parecido el artículo? ¿Conocíais todos los tipos de cincel? Esperamos vuestros comentarios.

para que sirve el cincel