La baldosa hidráulica ha vuelto. En este post os mostraremos qué es, su expansión, fabricación, cómo cortarla, sus características y ventajas.

* ¿Quieres obtener el Nuevo Catálogo RUBÍ 2020 con todas las herramientas?  Clica aquí y descárgatelo gratis.
baldosa hidraulica colores

Qué es la baldosa Hidráulica

Las primeras referencias de la baldosa hidráulica están datadas a mitad del siglo XIX en el sur de Francia, aunque se presentó de manera pública en 1867, concretamente en la Exposición Universal de París, por la empresa barcelonesa Garret, Rivet y cía. 

Una de las características que más llamaba su atención era que no necesitaba ningún tipo de cocción, sino que se consolidaba mediante prensa hidráulica. Alguna de las razones que favorecieron su gran difusión fueron su bajo coste de fabricación y la facilidad de su colocación.

La baldosa hidráulica, permitió tener por primera vez, una posibilidad casi ilimitada de reproducir repertorios con motivos diferentes.

La medida más habitual de este tipo de baldosa era la de 20×20 cm, aunque también existieron modelos desde los 10×10 hasta el 40×40.

Estas ventajas propiciaron un rápido auge de este tipo de baldosa, ya que a partir de 1880 se extiende al norte de Francia y Bélgica. Destaca su rápida introducción en España, donde toma gran importancia especialmente en uno de los movimientos de esa época, el modernismo.

También tuvo rápida influencia en otros ámbitos geográficos como el norte de África y América Latina.

baldosa hidraulica wc

La Baldosa Hidráulica y el modernismo

La expansión de la baldosa hidráulica coincidió con el desarrollo del modernismo, que contribuyó a conseguir diseños más complejos y artísticos. 

Estos dibujos podían representar formas geométricas, florarles o vegetales. Esta infinidad de recursos hizo que los fabricantes contaran con los diseñadores de moda en la época, como Domènech i Montaner, Josep Puig i Cadafalch o Alexandre de Riquer. Incluso Antoni Gaudí diseñó un pavimento para la Casa Batlló, aunque finalmente este se colocó en la Casa Milà y que ahora se pavimenta en las aceras del Paseo de Gracia.

Fabricación de la baldosa Hidráulica

La baldosa hidráulica se caracteriza por su fabricación exclusivamente a mano pieza por pieza. Está fabricación empieza por construir una trepa, o molde, dónde se introducirán los pigmentos que darán forma al diseño de la baldosa.

Las trepas son realizadas a mano por herreros, éstos van dando forma al hierro, acoplando piezas para lograr formar los huecos donde se introduce el pigmento líquido y es importante que los espacios sean estancos para que no se mezclen los colores.

Rellenados los huecos, se retira la trepa y se añade la mezcla de cemento que dará forma y volumen a la baldosa, este molde completo se fijará mediante una prensa hidráulica que compactará la pieza. 

Para finalizar el proceso, se humedece la baldosa con agua para darle una mayor dureza al cemento y hacer más resistente la baldosa, luego empieza el proceso de secado y fraguado del cemento que durará unos 28 días. 

New call-to-action

Instalación de la baldosa hidráulica 

La colocación de la baldosa hidráulica es bastante sencilla y rápida.

Previo a la instalación, deberemos nivelar perfectamente la superficie y de manera que no existan fisuras para evitar filtraciones de humedad que puedan afectar a nuestras baldosas, después deberemos esperar a que esta base esté completamente seca.

Uno de los aspectos clave, y que marcará el resultado final, es el planteamiento de la instalación, especialmente si vamos a colocar mosaicos o cenefas de varias piezas. Por lo tanto, antes de empezar a colocar las baldosas, deberemos saber cómo será el dibujo y cómo debemos colocarlo. Es muy probable que tengamos que recortar algunas baldosas para acoplarlas con la ayuda de una cortadora manual.

Una vez que se ha planteado el mosaico, la colocación de la baldosa deberá realizarse aplicando el adhesivo cerámico con un peine de dientes de gran tamaño, tanto en el pavimento como en la baldosa (doble encolado).

baldosa hidráulica azul

Deberemos dejar juntas de mínimo 1,5 mm, empleando crucetas de plástico, para evitar movimientos y tensiones de la baldosa, de esta manera también nos permitirá la evaporación del agua para un correcto fraguado del adhesivo. 

Aunque la medida más común en este tipo de baldosas es de 20×20 cm, podemos encontrar piezas a partir de 30 cm y que, en estos casos, será muy recomendable el uso de nuestros sistemas de nivelación RUBI.

Una vez que se hayan colocado las piezas, realizaremos el rejuntado, consistente en rellenar completamente cada espacio (junta) que hay entre las baldosas. El rejuntado se suele hacer aplicando lechada de cemento blanco. Antes de aplicar el rejuntado, es importante impermeabilizar el mosaico hidráulico para que no se manche durante el proceso. Posteriormente a la instalación, deberemos esperar 72 horas antes de transitar por encima de nuestro piso.

Para finalizar, nunca deberemos usar productos ácidos para el mantenimiento o limpieza de estos suelos.

Ventajas de la baldosa hidráulica

A pesar de ser una tendencia con más de un siglo de antigüedad, la baldosa hidráulica sigue estando de moda hoy en día debido a las ventajas que aporta respecto a otros materiales.

Una de las características más apreciadas de la baldosa hidráulica es su durabilidad y resistencia al paso de los años en prácticamente cualquier entorno, desde interiores, exteriores o superficies expuestas a condiciones extremas, como pueden ser algunos pavimentos en lugares de mucho tránsito, chimeneas o paredes de piscinas.

Es un material de fácil instalación ya que apenas son necesarios materiales complementarios, además de ser un material limpio a la hora de trabajar. 

Encontraremos espacios que inspiran una gran personalidad, ya que debido a la infinidad de modelos que podemos encontrar, permite hacer realidad cualquier idea, sumado esto a la versatilidad de la baldosa hidráulica que nos da la oportunidad de revestir suelos, paredes, cabeceros, etc. y que de esta manera nos dará posibilidades infinitas para nuestros revestimientos.

Desde el punto de vista estético, hoy en día es común el uso de la baldosa hidráulica para delimitar espacios, por ejemplo, muy visto en cocinas abiertas, y que nos dan una sensación de amplitud y crean un espacio definido sin necesidad de tabiques.

Otra de los motivos de su recuperación y uso hoy en día es por tratarse de un material muy asequible que puede ofrecernos todas sus posibilidades a buen precio.

baldosa hidraulica baño

La baldosa hidráulica hoy

Los suelos mosaicos son tendencia de nuevo y la recuperación del mosaico hidráulico es hoy en día una realidad en ciudades donde ya estuvo muy presente durante la primera mitad del siglo XX, superando así una época, sobre todo a partir de los años 70, donde muchos de estos pavimentos quedaban tapados por parqués. 

Debido a su capacidad de soportar el paso del tiempo, incluso de manera soterrada, es posible recuperar suelos originales y que, por su carácter histórico, aportan un valor incalculable.

RUBI y la baldosa hidráulica

La primera cortadora manual de cerámica, fue inventada en 1951, por los hermanos Boada en Rubí, y fue ideada para facilitar el trabajo y solucionar los problemas que tenían los albañiles a la hora de cortar el Mosaico hidráulico. El invento consistía en rayar en línea recta y posteriormente darle un golpe para partirlo por la parte debilitada debido al rayado. Este hecho se convirtió en un símbolo de la precisión mecánica y supuso una revolución en los colocadores de la época.

cortadora ceramica y baldosa hidraulica

Hoy en día, nuestras cortadoras han evolucionado de manera que nos permiten cortar materiales mucho más duros y complicados, como porcelánicos gruesos, aunque siguen siendo la solución ideal para el trabajar con baldosas hidráulicas.

Cómo habéis podido ver, la baldosa hidráulica no es sólo una moda pasajera vintage, sino una solución que nos da infinidad de posibilidades, de manera sencilla y a un precio asequible.

New call-to-action

Please rate this

Website Comments

  1. Francisco Romero
    Responder

    Los diseños de siempre de las baldosas hidráulicas son geniales, yo diria que son atemporales. Siempre quedan bien lo pongas donde lo pongas, por eso ha vuelto con fuerza y es que gustan siempre. Ese punto artesanal le da un valor añadido y es que son una verdadera obra de arte que puede revitalizar cualquier zona, dándole un toque muy especial.

Post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.