En el proceso de colocación de baldosas, durante una obra o reforma, intervienen una amplia gama de herramientas, una de ellas: la talocha. Este útil, también conocido como fratás, se utiliza para extender e igualar los planos del mortero aplicado en enfoscados y revocos de paredes.

Existen multitud de formatos y modelos de talochas, tanto si nos referimos a las partes que la componen como a los resultados que se quieren obtener o a las superficies sobre las que se empleará. Lo detallamos todo a continuación.

* ¿Quieres obtener el Nuevo Catálogo RUBÍ 2020 con todas las herramientas?  Clica aquí y descárgatelo gratis.
Talocha de plástico mango plástico

Qué es una talocha

Cuando hablamos de talochas en el mundo de la construcción podemos referirnos a varios tipos de herramientas con diferentes usos y utilidades. 

En general, nos referimos a una herramienta que posee una lámina plana unida a un mango utilizada fundamentalmente para dar un tipo concreto de acabado a un revoque de mortero o cemento. Esta lámina puede estar hecha de distintos materiales, que pueden ser plástico, polietileno o porex.

El fratasado o rebozado de paredes es una parte muy importante de la construcción. Se emplea tanto para trabajar en el acabado final como para conseguir una planitud suficiente que permita un revestimiento posterior con baldosa cerámica.

También encontramos la denominación “talocha” referida al mismo tipo de herramienta en la que la lámina es una esponja o goma-espuma. En este caso, se trata de talochas de limpieza, cuya función es eliminar la suciedad adherida.

Tipos de talochas

A continuación os presentamos son los diferentes tipos de talochas que podéis encontrar en el catálogo de RUBI:

Talochas de polietileno reticulado

La talocha de polietileno reticulado se utiliza para el fratasado final en revoques de mortero, dejando un acabado liso y homogéneo. Esto permite dejar un acabado liso de mortero visto, cosa muy útil en fachadas o columnas decorativas

El polietileno reticulado es un polímero muy versátil: se trata de un material muy ligero y resistente a la abrasión. Además, absorbe poquísima agua, lo que hace que sea un material idóneo para este tipo de acabados. 

Es muy cómodo de usar, dado que pesa muy poco, y el mango está hecho del mismo material. Existen dos versiones, una con la lámina rectangular, y otra con la lámina acabada en punta, así que podemos escoger la forma que más nos convenga.

Talocha polietileno reticulado

Talochas porex

Las talochas porex son ideales para el rebozado de paredes, ya que la densidad y la dureza del poliestireno expandido permite un alisado homogéneo del acabado de mortero cemento. 

Son ligeras y cómodas, y el mango forma parte del conjunto, lo que aporta rigidez. También, como en el caso de la talocha de polietileno reticulado, podemos escoger entre lámina rectangular y lámina en punta.

New call-to-action

Talochas de plástico

Las talochas de plástico también son ideales para el rebozado de paredes, y se encuentran en varios formatos. Son el sustituto natural de la talocha clásica que podríamos haber encontrado de una obra de hace cien años o más, que solía estar hecha enteramente de madera. 

Por eso, y pensando en esta reminiscencia de la antigua herramienta, RUBI ofrece dos tipos de mango para las talochas de acabado rugosoel mango cerrado de plástico y el mango cerrado de madera.

Además de elegir el material del que está hecho el mango, podemos elegir entre dos tamaños de lámina: rectangulares (27×18 y 34×23) o con acabado en punta. 

Con la talocha de plástico para acabado liso podremos dejar un acabado totalmente plano y liso de la superficie en la que trabajemos. Solo dispone de una forma (rectangular) y un tamaño (27×14).

Así que en resumen, podemos encontrar estas talochas: 

  • Con el mango de madera o de plástico rectangular (en varias medidas) 
  • O acabadas en punta y con la superficie de contacto para acabados rugosos o lisos

En otras palabras, las talochas de plástico son excepcionales debido a su fabricación en materiales de alta calidad, su resistencia al uso y la planimetría que presentan.

Talocha de plástico mango madera

Talochas de esponja

Existen dos tipos de talocha de esponja:

Por un lado tenemos las talochas de lámina fija. En el catálogo RUBI las encontramos tanto con mango de madera (similar al de la talocha de plástico para alisar el cemento) como con mango de plástico. 

Por otro, las talochas con esponja recambiable de 30 x 13,5cm. Estas, permiten adaptar una lámina con esponjas de todo tipo: esponja estándar, esponja tipo Sweepex o esponja de celulosa. Esto nos permite utilizar el tipo de esponja que más nos convenga para el trabajo que debemos realizar. 

Cabe, incluso, la posibilidad de adaptar una lámina con goma-espuma, ideal para acabados y limpiezas finales, material que también podemos encontrar en talochas de lámina fija.

En este vídeo podéis ver los diferentes tipos de talocha en acción:

Otras talochas

Finalmente, podemos encontrar en el catálogo RUBI la talocha de fieltro, ideal para la limpieza de superficies lisas como la cerámica. 

Por otro lado, existe la talocha con estropajos. Este tipo de talocha consiste en un mango con un anclaje para diferentes tipos de estropajo, fuerte, medio suave o muy suave. Se utiliza fundamentalmente para limpiar restos de cemento u otros materiales que se hayan depositado en el revestimiento durante la obra.

New call-to-action