Building the

future together

¿CORTE SECO O HÚMEDO EN LA OBRA?

Aunque la respuesta a esta pregunta parezca obvia, en realidad es algo más compleja. Ya que son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta antes de elegir si, en la obra, debemos utilizar el corte seco o el corte húmedo.

El más común de ellos suele ser priorizar entre calidad y velocidad, pero no podemos, en ningún caso, olvidarnos de aspectos tan importantes como el entorno de trabajo o la seguridad de las personas.

Antes de reflexionar sobre el tipo de corte, es muy importante conocer el procedimiento a llevar a cabo, para ello, os dejamos la mejor guía aquí: Cortar cerámica y obtener los mejores acabados posibles.

* ¿Quieres obtener la guía sobre Cómo conseguir los mejores acabados en  alicatado? Haz click aquí y descárgatela gratis.

corte seco

CORTE SECO Y CORTE HÚMEDO, ¿VELOCIDAD O CALIDAD?

Este, como ya hemos dicho antes, suele ser el primer aspecto que solemos valorar antes de elegir sí, en la obra hay que utilizar corte seco o húmedo.

Si, en nuestro caso, lo que premia es la necesidad de ganar velocidad en nuestros cortes. El corte seco es la opción predominante.

Si por el contrario la calidad debe ser nuestra máxima opción, entonces, el corte húmedo es irrenunciable.

Los parámetros de calidad y velocidad suelen ser inversamente proporcionales, es decir, cuando ganamos uno debemos renunciar al otro y viceversa.

Por supuesto, en el mercado existen soluciones intermedias que nos ofrecen un nivel de acabado de muy buena calidad, con unos ritmos de ejecución altamente aceptables.

Por este motivo, el post de hoy, no lo vamos a dedicar a profundizar en estos dos aspectos. Pero si lo creéis interesante o necesario, tan solo tenéis que mostrar vuestro interés en los comentarios que nos dejéis después de leer este artículo y, podremos dedicar un nuevo post exclusivamente a ello.

Aquí os dejamos un video de aplicación donde podemos ver el acabado en ambos cortes con nuestro TCR:

Corte seco y corte húmedo con nuestro TCR.

Si estás interesado en discos de diamante general de obra, aquí te dejamos varios ejemplos de lo mejor del mercado:

EL ENTORNO DE TRABAJO

Más allá de obtener los mejores cortes o de trabajar lo más rápido posible debemos, como profesionales, valorar cualquier aspecto que mejore el entorno laboral. Ya sea para nosotros mismos o para terceros.

Básicamente, se trata de tener en cuenta los pros y contras antes de decidir si vamos a utilizar la técnica del corte seco o la del corte húmedo.

Si nos centramos en el entorno de trabajo o, siendo más específicos, en lugar físico donde vamos a realizar los cortes. Lo primero que se nos puede ocurrir es prever como dejaremos ese espacio durante y después del trabajo.

Tal y como la mayoría ya habréis adivinado, nos estamos refiriendo a la suciedad (cantidad y tipo) que vamos a generar.

El corte seco generará polvo y el corte húmedo, como consecuencia del uso de agua para refrigerar los cortes, puede salpicar el espacio de trabajo.

Como conseguir los mejores acabados en alicatado

Por lo general, si trabajamos en obra nueva (todos sabemos que, por naturaleza, no suele ser el entorno más limpio) y en espacios abiertos, la generación de polvo del corte seco no debería ser un problema para el lugar de trabajo. Aunque tampoco lo será trabajar en húmedo.

Seamos sinceros… en obra nueva y espacios abiertos, ensuciar, no suele ser algo que nos suela preocupar en exceso.

Por supuesto, si debemos trabajar en espacios cerrados, la suciedad generada sí puede suponer un problema para el entorno de trabajo. Sobre todo, si tenemos en cuenta que el proceso de instalación de cerámica ya es, per se, un proceso de acabado.

¡Qué decir, si además de en un entorno cerrado, trabajamos en una reforma parcial! Ser lo más limpio posible o, en su defecto ensuciar lo menos posible, será algo que nuestra clientela agradecerá enormemente.

¡No es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia!

En estos casos, el corte húmedo será la opción más recomendable en todos los aspectos, ya que limpiar o, al menos, controlar las salpicaduras de agua es mucho más fácil que intentar controlar el polvo generado por el corte seco. Aún utilizando aspiradores, una parte siempre queda en suspensión y solo cuando, por el efecto de la gravedad, se deposita en una superficie podemos darnos cuenta de ello.

Respecto al corte húmedo, desde RUBI hemos patentado una solución para este tipo de problemas, el sistema ZERO DUST y C3 PYTHON, os mostramos un ejemplo con la DCX EXPERT:

¿Y LA SEGURIDAD PERSONAL?

Aunque pueden ser bastantes los riesgos personales que se pueden generar al trabajar con corte seco y corte húmedo hay uno, que es, sin ninguna duda, de los más importantes y preocupantes.

Me refiero, como algunos ya habréis adivinado, a la inhalación de partículas de sílice cristalina.

Algunas de las consecuencias de inhalar las partículas de sílice cristalina son: cicatrices irreversibles en los pulmones, problemas respiratorios o incluso cáncer de pulmón, entre otras.

En primer lugar, me gustaría aclarar que el riesgo de inhalar partículas de sílice cristalina no es exclusivo del corte seco.

Si ¡habéis leído bien!

Aunque sea en menor medida, al trabajar con corte húmedo, también existe riesgo de inhalar estas partículas.

¿Y CÓMO ES POSIBLE?

Pues básicamente el agua atrapa el polvo generado durante el corte, pero parte se ese polvo se libera cuando la gota de agua se rompe al impactar con elementos deflectores o cualquier otro obstáculo. Como ya hemos dicho, es en menor medida, pero este, puede ser inhalado.

ENTONCES…¿CUÁL ES LA MEJOR OPCIÓN, CORTE SECO O HÚMEDO?

La mejor opción es el corte húmedo, ya que es el que, en menor medida, genera un riesgo para nuestra persona y la de terceros, es la que ofrece unos acabados de mayor calidad y la que permite un mejor control del entorno laboral.

De todas formas, no debemos descartar el corte seco. El corte seco es una opción perfectamente viable, pero requiere algo más de atención y, sobre todo, prevención.

Muy importante tener en cuenta, el uso de equipos de protección respiratoria, visual y auditiva, así como de equipos de extracción que nos ayuden a reducir la cantidad de partículas respirables y el uso de maquinaria certificada que cuente con sistemas integrados que ayuden a minimizar este riesgo.

Bueno. Esperamos no haberos asustado demasiado con la parte final del post. Nuestra intención no es, en absoluto, ser alarmistas. Pero si con ello, conseguimos concienciar, aunque solo sea un poquito en las personas que nos estáis leyendo, ya nos sentiremos satisfechos.

Disfrutar de nuestro oficio y hacerlo con seguridad debe ser nuestra máxima prioridad.

Como siempre, nos despedimos pidiéndoos vuestros comentarios y opiniones. Saludos.

Como conseguir los mejores acabados en alicatado

Publica un comentario

¿Qué te gustaría decirnos?

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *