Building the

future together

Diferencia entre revoco y enfoscado

Diferencias entre revoco y enfoscado

Al construir o levantar un muro exterior de bloques de hormigón o de ladrillos, existen diferentes formas de revestirlo para evitar el aspecto neutro de los elementos de construcción, aquí os dejamos las diferencias entre revoco y enfoscado, dos de estas formas.

Si hemos levantado un muro con bloques de hormigón, existe la posibilidad de pintarlos directamente. De esa forma, simplificaremos la instalación sacrificando el acabado, al verse las formas de los bloques. Existen pinturas especiales para este fin, que penetran en los poros de los bloques de hormigón y cubren perfectamente toda la superficie.

Tanto si hemos levantado un muro con bloques de hormigón o con ladrillos, también tenemos la posibilidad de revestir la pared con mortero, de forma que todo el muro se vea como una superficie lisa y homogénea. En estos casos, es cuando se tienen dos técnicas: el enfoscado y el revoco.

En este post, vamos a identificar ambos conceptos y vamos a observar las diferencias entre ambas técnicas.

* ¿Quieres saber Cómo mezclar adhesivo para cerámica paso a paso? Clica aquí  y descárgate la guía profesional gratis.

Diferencias entre revoco y enfoscado

Definición y diferencias entre revoco y enfoscado:

El enfoscado

Cuando hablamos de diferencias entre revoco y enfoscado, el enfoscado es la primera capa de mortero que se aplica directamente sobre el muro, de forma que se fija a la superficie de los elementos de construcción, como los bloques de hormigón o los ladrillos.

La finalidad del enfoscado es aparejar el muro, de forma que corrigen las posibles irregularidades de la instalación de los bloques o ladrillos, rellenando los posibles huecos. Con ello, se consigue una superficie uniforme.

La corrección de las irregularidades mediante el enfoscado se realiza mediante la aplicación previa de maestras. Las maestras son líneas verticales de mortero que se aplican en el muro cada cierta distancia y que sirven como guía a la hora de realizar el enfoscado definitivo.

La aplicación del mortero durante el enfoscado se realiza mediante la técnica del zarpeo. Esta técnica consiste en coger mortero con una paleta y lanzarlo al muro. Con ello, el mortero queda fijado a los bloques o ladrillos.

Para asegurar una correcta planitud, se pasa la regla de albañil cuando el mortero está a medio fraguar. Posteriormente, se pasa la llana a 45º para abrir el poro y facilitar el siguiente paso: el revoco.

New call-to-action

El revoco

El revoco consiste en la aplicación de una capa fina y rugosa de mortero (entre 0,5 cm y 1 cm) sobre el enfoscado, aunque en la mayoría de las ocasiones el enfoscado y el revoco se realizan simultáneamente.

Cabe destacar que, a diferencia de una pared interior, en las que el acabado es muy liso y se llama enlucido, en los muros o paredes exteriores se desea más bien un acabado rugoso.

El acabado rugoso de los muros exteriores se realiza mediante la técnica del talochado o fratasado. Esta técnica consiste en pasar una talocha por la superficie del revoco mediante movimientos circulares cuando el mortero está a medio fraguar.

Para saber cuándo es el momento óptimo del mortero para fratasar, basta con tocar el mortero con los dedos. El momento óptimo para fratasar es aquel en el que no se marquen los dedos sobre la superficie, pero sin estar el mortero demasiado fraguado.

Para fratasar correctamente, primero debemos humedecer la talocha si es de goma, o bien la superficie, si la talocha es de plástico. Después, iremos haciendo movimientos circulares con la talocha sobre la superficie de mortero. Mientras hacemos este movimiento, veremos cómo irá cayendo un poco de mortero, dejando la superficie con su característica rugosidad.

Una vez realizado este proceso, deberemos dejar fraguar completamente el mortero y lo tendremos listo para dejarlo tal cual o bien para imprimarlo y pintarlo al gusto.

Conclusiones finales de las diferencias entre revoco y enfoscado:

Como puedes ver, el enfoscado y el revoco son dos procesos complementarios utilizados para dar acabado a los muros exteriores. Sin embargo, en muchas de las instalaciones, ambos procesos se van a unir en uno solo, de forma que al realizar el enfoscado también podrás ir haciendo el revoco. Con ello, ahorrarás tiempo y dinero.

Recuerda que, para realizar el revoco, son necesarias las talochas. En RUBI, disponemos de un amplio abanico de talochas en diferentes materiales como el porex, el poliestireno reticulado o el plástico convencional. Cada tipo de talocha abarcará cada una de tus necesidades y preferencias. Nuestro catálogo de talochas lo puedes encontrar aquí.

Recuerda que, para cualquier duda con el contenido de este post o cualquier otro tema relacionado con la construcción, estamos disponibles en nuestras redes sociales y en nuestro formulario de contacto de nuestra web.

New call-to-action

Publica un comentario

¿Qué te gustaría decirnos?

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *