Building the

future together

rellenar juntas azulejos

Cómo reparar y rellenar juntas de azulejos

La cocina, baños y las estancias húmedas de una casa en general son estancias con un alto tránsito, uso diario y esto provoca que las juntas de la cerámica se vean afectadas directamente por el desgaste de ese uso diario. Rellenar juntas de azulejos nunca fue tan importante.

Si estas juntas no se cuidan, si dejamos sin rellenar juntas de azulejos, provocara que haya filtraciones que puedan afectar a vecinos o a otras estancias de nuestra propia casa.

Tened en cuenta que en una bañera o ducha es donde más se desgasta esta junta por el constante contacto con el agua.

* ¿Quieres obtener la guía sobre 4 errores comunes a evitar en la colocación  profesional de baldosas cerámicas? Haz click aquí y descárgatela gratis.

¿Cómo rellenar juntas de azulejo?

Lo primero que debemos tener en cuenta antes de rellenar juntas de azulejo es preparar esa junta para que reciba el nuevo material.

Si no preparamos de forma correcta esta junta, puede provocar incompatibilidad con el nuevo material y que no agarre de forma correcta.

Junta cementosa

Cuando hablamos de junta cementosa es muy importante conseguir que esa junta se vacíe antes de recibir el nuevo material.

Para esta función tenemos que utilizar un rascador manual de juntas o un Rubiscraper que realiza la misma faena, pero de forma eléctrica y más sencilla.

Una vez tenemos la junta vacía y muy limpia podemos rellenar juntas de azulejos.

Bricolaje o zonas pequeñas

Si tenemos poca zona de trabajo y tienes la junta blanca puedes utilizar un bote de pasta de rellenar juntas azulejos. Es una pasta que ya viene mezclada y lista para su uso, habitualmente vienen con un aplicador con una forma determinada para rellenar juntas azulejo de forma más fácil.

Tienen un secado rápido puesto que se utiliza para zonas pequeñas de fregaderos, duchas o bañeras.

4 errores en la colocacion de baldosas ceramicas

Zonas amplias

Si tienes que rellenar juntas azulejo de zonas más amplias tendrás que decantarte por utilizar un mortero de juntas específico para estos trabajos.

Hay disponibilidad de una amplia gama de colores para adaptarse a cualquier diseño o gusto tuyo o de tu cliente.

Una vez limpia toda la junta antigua, podemos proceder a aplicar el mortero de juntas, tendremos más tiempo para retirar el exceso de material que con el bote de pasta “tradicional”.

Siempre realizaremos la mezcla del material con un mezclador eléctrico para evitar grumos, malos mezclados que van a entorpecer nuestro trabajo posterior.

Lo aplicamos con una llana de goma, con la dureza que mas le guste al profesional y se deja fraguar hasta que tenga la dureza necesaria para proceder a la limpieza de la zona.

Para retirar el exceso de material vamos a pasar la llana de goma en pasadas diagonales a la junta.

Si retiramos el exceso de material de forma paralela o perpendicular a la junta corremos el riesgo de vaciar esa junta en exceso o dejar demasiado material. No tendrás el control del vaciado, si lo realizas en diagonal el vaciado será homogéneo y retiraremos el material necesario.

Una vez retirado el exceso de material procederemos a la limpieza final de la zona renovada.

Para realizar este trabajo vamos a utilizar una cubeta especifica, con rodillos para escurrir a esponja que vamos a utilizar en la limpieza.

Cambiaremos el agua cada pocos metros para que esta limpieza sea duradera y no nos aparezcan suciedades una vez se seque la parte húmeda.

Si limpiamos con el agua sucia estaremos de alguna manera volviendo a aplicar en la pared el material que antes hemos retirado mezclado con el agua. Cambia el agua cada pocos metros para no tener que trabajar dos veces.

Rellenar junta de azulejos con junta Epoxy

Retirar una junta epoxy es muy complicad. Asegúrate de poner el color adecuado puesto que las juntas epoxy no se van a desgastar, ni perder color.

Actualmente se están poniendo mucho este relleno juntas azulejo por los beneficios que tiene respecto a la cementosa, sobre todo la durabilidad y la limpieza.

No obstante, la aplicación y limpieza es exactamente igual a la cementosa, pero utilizando esponjas especificas para epoxy y cambiando el agua cada pocos metros cuadrados.

Lo que antes comentábamos de la junta cementosa con la junta epoxy tiene más importancia, puesto que, si aplicamos el agua sucia con junta retirada previamente y seque, será más complicado retirarla que la cementosa.

Ya tienes la junta actualizada y lista para otros años más de trabajo intenso, con las herramientas adecuadas y un orden al proceder para su renovación todos somos capaces de hacer este trabajo.

New call-to-action

Publica un comentario

¿Qué te gustaría decirnos?

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *